Tipos de extintores



¿Qué es un extintor?

Un extintor contra incendios (también conocidos como matafuegos) es un aparato manipulable por personas, que contiene algún agente capaz de repeler con mucha fuerza (derivada de la presión que ejerce un gas de adentro del extintor) el fuego. El invento data del siglo XIX, cuando se utilizaba solamente a base de agua.

(Los extintores también se llaman "matafuegos")

(Los extintores también se llaman “matafuegos”)

Para el siglo XX, dieron cuenta de que había sustancias con más poder de eliminar la reacción química que produce el fuego que el agua, como el bicarbonato de sodio. Desde su difusión masiva, la mayoría de los lugares de acceso público están obligados a contar con extintores, aunque su función se limita a casos de fuegos pequeños. De tratarse de uno mayor se necesitará la actuación del cuerpo de bomberos.

Clasificación de extintores

La principal clasificación que se hace entre los extintores se da de acuerdo a qué clases de fuegos son capaces de repeler. Debe decirse entonces, que los fuegos tienen una división interna en clases según el elemento que lo haya producido: A para sólidos (madera, plásticos), B para líquidos inflamables (aceites, petróleo), C para gases (butano, propano), y D para metales combustibles (magnesio, sodio). Ahora si, veamos la clasificación entre los tipos de extintores:

Extintores de agua: por el gran poder de absorción de calor que tiene, y por su capacidad de expansión de su propio volumen a un nivel muy grande, son muy efectivos para combatir fuegos del tipo A. Actúa por sofocación, impidiendo el contacto del oxígeno con el combustible. Una vez humedecido el material, es imposible que vuelva a encenderse. Sin embargo, un extintor de agua no debe usarse nunca para fuegos del tipo C, siendo una conductora de la electricidad, y también de una combustión de ese tipo.

Extintores de espuma: por enfriamiento pero también por sofocación, ya que la humedad que genera en el ambiente se desplaza por todo el aire y previene la combustión en nuevos lugares donde no ha llegado. Son muy buenas para la reacción en cadena y contienen dióxido de carbono. La espuma puede ser química o física, y sirve para fuegos del tipo A y del tipo B.



Extintores de dióxido de carbono o gas carbónico: Aunque pueden tener una fuertísima presión interna lo que hace que estos gases se expandan con gran velocidad, cuando se trata de uno de dióxido de carbono se debe tener cuidado porque también puede promover la ampliación de la combustión. La temperatura desciende drásticamente y se convierte en hielo seco, estas condiciones extremas hacen que estos extintores tengan una manguera en su parte final, destinada a que de ningún modo quien que lo manipule entre en contacto con el agente. Funcionan para los del tipo B y C (por su capacidad de cortar con la energía eléctrica) y combinados con agua sirven para el de tipo A.

Extintores de polvo químico seco: Una variante que funciona para incendios del tipo A, B, y C. Para que ese agente adquiera la fuerza para salir, se debe agitar antes de usar generando la presión interna. Actúan por sofocación, generando una sustancia pegajosa que se adhiere a la superficie de los sólidos.

Extintores de polvos especiales: Sin duda, los fuegos del tipo D son los más difíciles de combatir. Hasta ahora no se ha desarrollado ningún agente universal para la combustión de metales, sin embargo muchos de ellos tienen algún polvo que los controla, en general actuando por sofocación o por absorción de calor. En algunos casos pueden tratarse de reacciones violentas.

Extintores a base de agua pulverizada: El agente es el agua, pero poseen una boquilla que logra que se transmita en forma de niebla, y poseyendo agua destilada. La evaporación del agua permite generar mayor absorción del combustible, pero también permite dejar de conducir a la electricidad, dando lugar al combate de los fuegos de tipo C.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.