Tipos de espacios



¿Qué es el espacio?

El espacio es el deleite o estética de una construcción, es la forma en la que el arquitecto modifica y manipula un sitio para expresar su obra.

Los espacios en la arquitectura

Los diferentes tipos de espacios utilizados son los siguientes:

Espacio físico: se lo puede delimitar en el volumen del aire que se encuentra entre el suelo hasta el techo y las paredes, el mismo es fácil de medir en metros o pies cúbicos.

Espacio perceptible: a diferencia del anterior, este espacio puede ser visto y es todo lo que fácilmente está al próximo alcance de la vista y podemos percibir de manera inmediata. Es más dificultoso poder hacerlo cuando se trata de paredes de vidrio, ya que rápidamente podemos confundirlo con el exterior porque es hacia donde directamente irá nuestra vista por su transparencia.

Espacio conceptual: está relacionado con anteriormente descrito, ya que se trata del plano que queda en nuestra memoria de la figura arquitectónica. Esto ocurre mayormente con aquellas obras que son más conocidas para nosotros por ejemplo edificios que son más familiares ya que siempre habitamos o vimos algunos similares es por eso que decimos que tenemos un buen espacio conceptual del mismo. Ya sea porque nos es conocido lo tenemos incorporado e inevitablemente nuestra memoria lo archiva o porque podemos entender rápidamente la obra debido a la similitud con otro, continuando con el mismo ejemplo, edificio que hay en nuestra ciudad.

Espacio funcional: hace referencia al lugar específico en el que nos movemos dentro de la obra arquitectónica, sus colores, dimensiones, contextura y demás, por ejemplo si dentro de un edificio con ventanas de cristal hay sillas, mesas alfombras, cuadros son justamente esos elementos los que representan el espacio funcional y todas las descripciones que de ellos podamos hacer.

Espacio direccional: es aquel que dirige nuestra mirada por una recta longitudinal y finalmente hace que nuestra atención se concentre en un foco central. Un ejemplo son las catedrales góticas las cuales suelen tener torres con una punta bastante larga pero una de ellas, que es la central, se distingue de las demás por su mayor longitud en comparación de las del resto.



Espacio no direccional: por el contrario en este caso se trata de un espacio en el que no hay una parte en particular que resalte ni una torre ni un altar sino que todo estará a la misma altura y la persona decidirá qué elementos elegirá para admirar.

Espacio positivo: corresponde a un espacio vacío que sirve para contener por dentro a una base, no tiene grandes rasgos distintivos pero crea un ambiente insólito y nuevo. Un claro ejemplo es la cáscara de yeso de la iglesia de peregrinación de los Vierzahnheligen en Alemania.

Espacio negativo: a diferencia del anterior en este caso se vacía un espacio sólido ya existente. Un ejemplo muy evidente es el de las cavernas o las cuevas donde se vacía un lugar haciendo un hueco para vivir como lo hacen por ejemplo los animales o como lo hacían hace miles de años los cavernícolas también llamados hombres de las cavernas.

Espacio personal: es el lugar que separa a una persona de otra, como así también a los animales y mascotas entre ellos.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.