Tipos de errores



¿Qué es un error?

El término error es uno muy amplio y abarcativo, que fue discutido por doctrinas filosóficas y que cuesta mucho dar una definición que se aplique a cada uno de los usos que se hace de la palabra. Sin embargo, se puede aproximar la idea de error a la equivocación o la inexactitud en la aplicación de algún criterio o método considerado como válido.

Son muchísimas las aplicaciones que se hacen del término, llegando a aparecer en casi todos los ámbitos de la vida. De todos modos, el primero que trajo este concepto fue la ciencia de laboratorio, considerando al error como la diferencia entre un valor que se mide con los instrumentos que una persona posee, respecto del valor real de lo que se está midiendo.

Clasificación de los errores

Las causas que pueden derivar en estos errores se pueden extrapolar y llevar a la mayoría de los campos de aplicación, por lo que resulta la mejor forma de dar con los distintos tipos de errores. Veamos algunos:

Errores sistemáticos: Se deben a causas controlables, como el haber empleado un método inadecuado o un instrumento no apropiado o en condiciones en las que no puede trabajar correctamente. Lo sustancial es que hay un factor que no se ha tomado en cuenta, y que luego dará con un resultado equivocado. Las limitaciones de tipo personal (no tener las competencias necesarias para realizar, no estar preparado físicamente, entre otras) forman parte de este grupo.

Errores accidentales o aleatorios: Son los que ocurren ocasionalmente, a partir de causas que no se pueden controlar ni preveer. Las condiciones ambientales por ejemplo pueden tener que ver, interfiriendo en los resultados en algunos casos. En los casos de experimentos, la forma de preverse de estos errores es repitiendo el procedimiento en condiciones distintas con el fin de reducir la cantidad de veces que pueden aparecer.



Errores instrumentales: Suceden cuando se tratan de experimentos o averiguaciones que se realizan a través de un instrumento, que al funcionar sistemáticamente y no específicamente para el caso a analizar, tendrá un nivel de error. De todos modos el error de instrumento puede obedecer a varias razones, o bien a la inexactitud (en muchos casos los instrumentos no son lo suficientemente precisos), o a la interacción (diferencias en el método de medición con el objeto a medir), o la falta de definición de los aparatos de medida.

En estos casos suele tomarse una ‘norma’ del posible margen de error, y en cada medición contemplarlo. El otro tipo de error instrumental es el que no es discernible por el observador, pues se reduce a medidas más pequeñas aún de la del instrumento de medida. Se denomina error de apreciación, y tiene mucho que ver con la habilidad y la capacidad del observador.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.