Tipos de enlaces



¿Qué significa “enlace”?

El término enlace se caracteriza por contar con múltiples acepciones. Una de ellas, la más utilizada por ser la más general de todas, es la que hace alusión a la unión o vínculo que se establece entre dos o más objetos, de modo tal que conformen un grupo que resulte coherente.

También, la palabra es utilizada para hablar de la unión matrimonial o incluso para hacer alusión al contacto que mantiene una persona con otra u otras. Dentro del mundo de la informática, el concepto de enlace también tiene una acepción particular, y esta tiene que ver con aquellas palabras, imágenes o textos que cuando son clickeadas por el usuario lo ponen en conexión con otro documento.

En el ámbito de la química, en cambio, se habla de enlace químico para hacer referencia a aquellas fuerzas que logran mantener a los átomos unidos entre sí.

Los enlaces en informática

Dentro del ámbito de la informática, se pueden identificar las siguientes clases de enlaces, a los que también se denomina como links:

Externo: se trata de aquellos links que redirigen al usuario de Internet hacia una página fuera de la que esté navegando. Puede ocurrir que esta nueva página se abra en una pestaña o ventana nueva, o en la misma que se encontraba el usuario, por lo que, en el último de los casos, si el usuario quiere volver a la página anterior, deberá hacer clic en el botón “atrás”, que se ubica en la parte superior de la ventana.

La ventaja de la primera opción es que el usuario no pierde la página que estaba navegando en un primer término, lo cual puede resultar práctico para él y, a su vez, el dueño de la página se asegura de no perder a un usuario, lo cual puede ocurrir a medida que éste comienza a abrir nuevas páginas web, sin recordar las anteriores.

Esta opción puede ser configurada a la hora de diseñar el sitio y el usuario también tiene la chance de elegir qué modalidad le gusta más, incluso, puede hacer él mismo click con el botón derecho del mouse y seleccionar “abrir enlace en una pestaña nueva”.

Interno: también conocido como enlace de anclaje, se trata de aquellos links que redirigen al usuario de Internet a algún otro punto dentro de la página web en la cual esté navegando. Muchas veces, al final de la página se encuentra una flecha hacia arriba, que cuando el usuario hace clic en ella, lo vuele a posicionar en el comienzo de la página. También se utilizan mucho en los índices, ya que ayudan al usuario a ubicarlo exactamente dentro del fragmento que le interese revisar.

A una dirección de e-mail o de correo electrónico: se trata de aquellos enlaces que al ser clickeados abren el programa que usamos para la redacción de correos electrónicos o la cuenta online que tengamos configurada en nuestro navegador. Estos links son los que se utilizan en los portales cuando su administrador quiere ofrecer un medio mediante el cual los usuarios puedan contactarse con él. Se trata de un modo práctico para el usuario, ya que su casilla se abre automáticamente, con la dirección correspondiente introducida en el mensaje de correo.

A una imagen o fotografía: muchas veces, se presentan links que le ofrecen al usuario la posibilidad de poder ampliar una imagen introducida en la página web. En estos casos, el usuario debe hacer clic sobre la misma, y se le abrirá una nueva pestaña, o se le reemplazará la actual, por la imagen que clickeo, pero sola y muchas veces en un tamaño mayor.



También, puede ocurrir que el enlace no sea una foto, sino una palabra, y que recién pueda ver la imagen cuando clickee la palabra. Esta opción ayuda a no desperdiciar espacio en una imagen que quizás no era esencial para el texto en el que se encuentra el enlace. De todas maneras, se debe tener en cuenta que las fotografías o imágenes siempre aportan mayor dinamismo y esteticidad al contenido online, por lo que debe justificarse la omisión de la imagen en cuestión.

De animación flash: enlaces como estos son los que le dan más dinamismo a una página web, puesto que permiten introducir animaciones hechas en flash para que luego el usuario pueda reproducirlas.

A un vídeo: en este caso, el link le permite al usuario reproducir un contenido en vídeo que ha sido introducido por el administrador del sitio web. Puede ocurrir que una vez que el usuario haga clic en el enlace el contenido comience a reproducirse, o bien, que lo redireccione a otra página desde la cual pueda ver el video.

Tipos de enlaces en química

Dentro de los enlaces químicos también existen distintos tipos. Ellos son los siguientes:

  1. Iónicos: esta clase de enlaces son las que se establecen entre un elemento no metal y uno metal. En este caso, los no metales reciben electrones que los metales les ceden, conformando así lo que se denominan aniones. Los compuestos que se conforman a partir de estos enlaces se caracterizan por mantenerse en estado sólido cuando se encuentran a temperatura ambiente. Además de ello, son buenos conductores tanto de la electricidad del calor.
  2. Covalentes: estos enlaces, en cambio, son los que se establecen entre dos elementos no metálicos. Esto produce que ninguno de los dos o tres elementos que lo componen cedan electrones, sino que los comparten entre sí. Algunas de las cualidades propias de estos enlaces son que pueden encontrarse en cualquier estado, ya sea gaseoso, sólido o incluso líquido. Además, a diferencia de los enlaces anteriores, no son buenos conductores ni de la electricidad, ni del calor.
  3. Metálicos: en este caso, como su nombre deja entrever, se trata de aquellos enlaces que están compuestos por dos o tres elementos metálicos. En ellos se detecta una serie de electrones móviles, lo que hace que sean buenos conductores de calor o energía. Además, se trata de compuestos que resultan maleables así como también dúctiles.


Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.