Tipos de enfermedades venéreas



¿Qué son las enfermedades venéreas?

Las conocidas enfermedades venéreas son aquellas infecciones que se transmiten por medio de la relación sexual.  Es decir, uno de los integrantes de la pareja es quien tiene la afección y contagia el virus a su compañero/a.  De esta manera, este tipo de enfermedades es muy común en personas cuyas parejas sexuales cambian frecuentemente.

(Las enfermedades venéreas son de transmisión sexual)

(Las enfermedades venéreas son de transmisión sexual)

Pero, es necesario aclarar que si bien es la mayor parte de los casos, la transmisión, no es exclusivamente por medio de las relaciones sexuales. Existen otras dos formas de contagio, menos frecuentes, que son: a través del uso de agujas mal esterilizadas o jeringas contaminadas; o bien de madre a hijo en el momento del parto.

Enfermedades veneras: algunos ejemplos

Existen diferentes clasificaciones de I.T.S (infección de transmisión sexual), en general pueden cuantificarse más de 30, pero no todas tienen el mismo nivel de importancia ni incidencia.

A continuación procedemos a describir las consideradas de mayor importancia:

1. V.I.H.: es la sigla que identifica el virus de inmunodeficiencia humano, que causa el conocido SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). Este tipo de afección,  agrede el sistema inmunológico del ser humano, específicamente los linfocitos de tipo T4. La consecuencia principal de esta infección el descenso de las defensas orgánicas, lo cual implica una exposición absoluta a todo tipo de bacterias circulantes en el ambiente. Entre los principales síntomas cotidianos se encuentran: vómitos, diarrea, fiebre, dolor de cabeza y malestar en general; pero por otra parte, existe un síntoma quizás menos apreciable en la vida cotidiana, que es la infertilidad.

2. Sífilis: la infección es causada por una bacteria cuyo nombre especifico es Treponema pallidum, que suele radicarse en aquellas partes del cuerpo compuestas por tejido mucoso que genera ambiente de humedad (como ser la boca, el ano y los genitales); ya que para lograr su supervivencia debe instalarse en ambientes húmedos y cálidos. En primera instancia el síntoma más perceptible es la aparición de una llaga o úlcera, en alguna de la zona recientemente mencionada; en general indolora.

Durante esta fase de la infección la bacteria puede transmitirse y contagiar a otras personas. Posteriormente pueden aparecer erupciones en diferentes áreas del cuerpo, fiebre, pérdida del cabello e inflamación de los ganglios. Después de esta fase la enfermedad puede entrar o no en periodo de latencia, y derivar luego en afecciones graves como ceguera, trastornos mentales o neurológicos, y otros.



3. Gonorrea: es una de las más frecuentes y es causada por la bacteria llamada Neisseria gonorrhoeae. Puede desarrollarse en los ojos, la boca, la garganta, ano, uretra (femenina y masculina), útero, y trompas de Falopio. Al igual que la anterior, requiere de zonas húmedas y tibias para sobrevivir; y es de rápido crecimiento y reproducción.

Los síntomas son diferenciales entre mujeres y hombres, a excepción del dolor al orinar que es común a ambos sexos.  En la mujer puede observarse sangrado o secreción vaginal, y dolor en la parte baja abdominal (casi pelviana). En el hombre el síntoma más frecuente es una secreción uretral, y de no ser tratada puede aparecer la infertilidad.

4. Hepatitis B: se trata de una gran inflamación del hígado causada por la incorporación del virus. Puede ser o no por transmisión sexual, pero se toma en cuenta dentro de la clasificación porque en la mayoría de los casos esta es la vía de contagio. Si bien sus principales síntomas son vómitos, nauseas, erupciones, dolor corporal y de las articulaciones, cansancio, disminución del apetito; uno muy característico de las enfermedades hepáticas en general es el color amarillento que adquiere la piel.

5. H.P.V.: esta se genera con la contracción del llamado virus del papiloma humano, y si bien su contagio es principalmente por medio de transmisión sexual, puede llegar a adquirirse por medio de piletas, saunas, baños, etc. Este se caracteriza por la aparición de verrugas en la zona genital que según su tipo (planas o con relieve) podrán ser de fácil observación o no; y que en el caso femenino puede derivar en cáncer.

Los síntomas más comunes constan de irritación en la zona infectada, ardor al tener relaciones sexuales y alteraciones en los resultados del Papanicolaou (en el caso de las mujeres); y las verrugas ya mencionadas que pueden variar en tamaño y cantidad tanto en hombre como mujeres.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.