Tipos de emociones



¿Qué son las “emociones”?

El término emoción hace alusión a todas aquellas alteraciones que una persona padece en su estado de ánimo, de forma intensa y pasajera, y que a veces puede reflejarse físicamente.

(Las emociones son las alteraciones del estado de ánimo)

(Las emociones son las alteraciones del estado de ánimo)

Algunos ejemplos de emociones

A grandes rasgos, las emociones pueden clasificarse en tres grandes grupos:

1. Positivas:

Estas emociones se caracterizan por generar una sensación agradable en la persona que las experimenta. Por lo general, se las atraviesa por un período de tiempo muy corto y tienen que ver con vivir hechos específicos muy agradables para la persona, como puede ser concretar un objetivo planificado. Dentro de esta categoría, algunas de las emociones que se pueden identificar son las siguientes:

-Felicidad: este estado de ánimo es el que una persona experimenta al poseer cierto bien y le repercute en los otros aspectos de su vida, como puede ocurrir con aquellas personas que se encuentren conformes con la familia que supieron construir. A partir de la felicidad, las personas pueden ser más empáticas, creativas, así como también tener mayores facilidades a la hora de aprender o tener que resolver algún problema.

-Amor: esta emoción es la que puede experimentar una persona hacia otro individuo, objeto, animal o incluso idea. Por un lado, se habla del amor como compañerismo, que si bien no es intenso, es profundo, e implica compromiso así como también intimidad. Por otro lado, se habla de amor pasional, que es mucho más intenso y que implica la necesidad de estar en contacto con el otro. Ambas variantes pueden ser experimentadas por una misma persona, en relación a otra. Por lo general, esta emoción despierta otras como los celos, la soledad, el miedo, la alegría, entre otras.

-Humor: generalmente, esta emoción es la que se experimenta cuando la persona percibe a un determinado estímulo como si fuese divertido, y que en general, como consecuencia, suele expresarse a través de la risa o sonrisa. En la mayoría de los casos, el humor es la consecuencia de algún buen chiste, caricatura o situación cómica o incluso absurda. Además de esto, puede ser común que una persona que se encuentre de buen humor se desinhiba con mayor facilidad que en otros estados de ánimo.

2. Negativas:

Estas emociones, en cambio, le generan desagrado a la persona que las padece y suelen despertarse con hechos tales como una pérdida, no alcanzar la meta propuesta o incluso cuando se es víctima de alguna clase de amenaza. A diferencia de las emociones positivas, las negativas se experimentan por un período más prolongado y promueven en la persona la supervivencia, es decir, la necesidad de llevar adelante acciones que solucionen o alivien el problema suscitado. Dentro de las emociones negativas, se pueden identificar las siguientes:

-Ira: las personas que padecen ira son las que, ante una determinada situación en la que consideran que está siendo violado alguno de sus derechos, se enojan, enfurecen o irritan. Por lo general, la ira se les despierta a las personas cuando no logran satisfacer una necesidad o se les presenta algún obstáculo que no les permite alcanzar un objetivo previamente establecido. También, cuando una situación no cumple con las expectativas que se tenía, cuando un tercero no respeta algún compromiso o promesa o cuando la libertad del individuo en cuestión se ve perjudicada por algún motivo. Esta emoción se caracteriza por ser sumamente pasional e intensa y en ciertas personas, ante situaciones más o menos extremas, pueden generar conductas violentas, tanto verbales como físicas, o incluso despertar el odio.



-Miedo: esta emoción es la que padece una persona cuando se encuentra o cree que se encuentra ante un peligro que percibe como inevitable y que advierte que le puede generar alguna clase de daño. También, la persona que padece el miedo no cree que tenga la posibilidad de poder resolver o aguantar la situación en cuestión.

-Ansiedad: la persona que padece esta emoción se muestra intrigado y agitado, de manera similar a cuando padece miedo, pero sin que exista algún objeto, persona o situación puntual que le produzca esta sensación. Es decir, esta ansiedad se genera a partir de una peligrosidad que no se encuentra presente ni que tampoco es estimulada por algo puntual ni que se encuentre presente.

-Asco: una persona que padece esta emoción es la que siente desagrado o repugnancia ante un hecho, objeto o situación en particular, así como también su rechazo. Muchas veces, el asco se expresa físicamente, como por ejemplo a través de las náuseas, ante un olor o sabor que le resulte desagradable a la persona.

-Hostilidad: esta es la emoción que se le despierta a las personas cuando sufren una situación de desprecio o indignación y que se padece por un período de tiempo bastante prolongado. De todas formas, las reacciones que la hostilidad genera en las personas se expresan de manera bastante aceptadas, sin generar conductas que rompan con las normas sociales establecidas. Por lo general, una persona que padezca la hostilidad percibirá a un tercero como peligroso o negativo para el resto de las personas.

-Tristeza: la melancolía puede ser asociada con aquello que atraviesan las personas cuando están tristes, a raíz de algún hecho que resulte poco agradable, como puede ser que algún anhelo no se cumpla. También se trata de una emoción de las más intensas, a raíz de algún hecho que ha ocurrido previamente. Una señal física que puede despertar la tristeza son las lágrimas.

3. Neutrales:

Emociones como estas, en cambio, no generan ni desagrado ni agrado en la persona que las experimenta. Además de esto, duran poco tiempo y suelen generar la necesidad de supervivencia, como ocurre con las negativas, es decir, de llevar adelante alguna acción para modificar la situación actual. Dentro de las emociones neutrales, algunos identifican la siguiente emoción:

-Sorpresa: este estado de ánimo es el que un individuo atraviesa cuando se encuentra ante una situación que no esperaba o que le resulte rara. Por lo general, la sorpresa es la emoción que menor duración tiene y surge y se desvanece de forma súbita. Por lo general, quien se encuentra sorprendido tiene una mayor capacidad cognitiva para analizar e identificar el fenómeno presentado.

 

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.