Tipos de diccionarios



Los diccionarios son aquellas compilaciones escritas que presentan, generalmente en orden alfabético, una gran cantidad de palabras y términos a fin de definirlos, explicar cómo se escriben y se pronuncian, así como también cuáles son sus etimologías. Además, hay tipos de diccionarios que incluyen listados de sinónimos y antónimos o la traducción del término en otro u otros idiomas. Muchas veces, estas publicaciones contienen imágenes, gráficos, mapas o planos, que ayudan a comprender la información y a completarla.

Hay que tener en cuenta que la información antes mencionada no es incluida en todos los diccionarios, sino que existen publicaciones específicas para ello. Generalmente, se identifican las siguientes clases de diccionarios:

(Qué es un diccionario. Tipos.)

(Qué es un diccionario. Tipos.)

De la lengua: son los que incluyen una definición clara y neutral sobre los distintos conceptos que se incluyen ordenados de manera cronológica. Estas publicaciones no se limitan a incluir una sola definición de cada término, sino que tienen en cuenta las distintas acepciones que pueden tener, por lo que se las suele enumerar, colocando en primer lugar la más utilizada. Además, los diccionarios de la lengua pueden incluir, en aquellas palabras que se acepta, su abreviatura. También, es muy común que presenten alguna oración como ejemplo, que incluya el término, lo que facilita su comprensión y uso. Además, hay casos en los que la palabra, cuando se la utiliza conjuntamente con otra, adquiere un nuevo significado, por lo que esto también se suele explicitar. Uno de los más comunes dentro de esta categoría es el de la Real Academia Española, también conocido como DRAE. Este es confeccionado justamente por la Real Academia Española desde el año 1780 y se convirtió en la publicación más consultada y respetada para el buen uso de la lengua española. Un detalle interesante del DRAE es que incluye palabras que cayeron en desuso, pero que puede ser sumamente útil cuando se lee algún texto antiguo.

De sinónimos y antónimos: En este tipo de diccionarios están los que incluyen listados de sinónimos y antónimos, es decir palabras con similar y opuesto significado, respectivamente, de los distintos términos que incluye. Esta publicación resulta ser una herramienta sumamente útil no sólo para enriquecer el vocabulario, sino que además es muy necesaria a la hora de escribir. Por medio de ellos, el redactor logra introducir distintos conceptos, evitando la repetición de palabras o la chatura.

Etimológico: estas publicaciones son las que detallan el origen, el significado y las formas de las palabras que incluyen. Éste se convierte entonces en una interesante herramienta para conocer la historia de las palabras, que muchas veces tienen origen griego, latín e incluso árabe. En la lengua española, una de las ediciones más prestigiosas y consultadas es el de Joan Corominas, conocido bajo el nombre de Diccionario Crítico Etimológico Castellano e Hispano, que fue realizado en el año 1954.

De idiomas: estas son las publicaciones que incluyen cómo se dicen las palabras en otro u otros idiomas, por lo que también se los conoce bajo el nombre de plurilingües. Imprescindibles para quienes estén estudiando otro idioma, estos pueden incluir dibujos que indican el significado de las palabras. Además, no sólo presentan las distintas acepciones o usos que pueden tener las palabras, sino que suelen contener ejemplos, que le permiten al lector comprender mejor el uso de las palabras. Muchas ediciones suelen incluir los distintos sentidos que pueden tener las palabras cuando se las combinan con otras.

Ideológicos:  no se presentan ordenados alfabéticamente, como ocurre en la mayoría de los casos. En vez de esto, los términos son organizados en torno a campos semánticos, es decir, a familias de palabras, sin que estos tengan que ser sinónimos. Por medio de la asociación de ideas, se parte de conceptos generales hasta llegar a términos particulares. A través de este mecanismo se sugieren y muestran conceptos que expresan con exactitud la idea que se esté queriendo transmitir. Estas publicaciones son herramientas muy útiles no sólo para enriquecer el vocabulario, sino para lograr expresarse con mayor exactitud y precisión sobre determinadas cuestiones que así lo requieren. Estos diccionarios le permiten al lector recorrer dos caminos, de la idea a la palabra o a la inversa, de la palabra  a la idea. Una de las ediciones más prestigiosas dentro de esta categoría es la llamada El diccionario ideológico de la Lengua Española Vox.

Enciclopédicos: estos no se limitan a definir conceptos sino que además presentan numerosos datos biográficos, científicos o económicos de distintos ámbitos de la cultura y el saber, como pueden ser la biología, la geografía, la historia o la política, entre muchos otros. De esta forma, entre el listado de palabras se pueden encontrar figuras y personajes de cualquier época y ámbito. También incluyen abundante información sobre distintas ramas y expresiones artísticas a lo largo de la historia. La tecnología, así como la ciencia, también son tenidas en cuenta por estas publicaciones. En las distintas ediciones se van agregando los distintos avances y descubrimientos más recientes. Por último, el mundo animal y el vegetal también están incluidos en los conocimientos que forman parte de los diccionarios enciclopédicos. Hasta hace algunos años, este tipo de diccionarios se publicaba cada año para introducirles información actualizada y se vendían en tomos que eran de gran tamaño y peso. Con los avances de la tecnología, la computación e Internet, muchas editoriales optaron por dejar de imprimirlas y ofrecer versiones online o en DVD, lo que permitió incluir infografía, videos, juegos, entre otros material interactivos, que enriquecen más aún a la información presentada. Una de las enciclopedias más populares es la Hispánica, que fue una herramienta fundamental para los estudiantes escolares y que ya no se imprime, sino que se la encuentra en su versión online, al igual que la Británica.



Tesauro: son los que presentan un listado de términos que se asocian con el que el lector esté consultando. A diferencia de los de sinónimos, estos incluyen conceptos que se asocian de forma directa o indirecta, y no necesariamente con palabras que tienen el mismo significado. De esta forma, se establece una relación entre conceptos generales y particulares, dentro de una misma familia de palabras.

Gramatical: esta variedad de diccionarios, a diferencia de la gran mayoría, no se especializan en presentar listados de palabras con definiciones o explicaciones, sino que cuentan con listados de estructuras gramaticales. Por medio de estos, el lector puede buscar las distintas estructuras e informarse sobre sus formas y usos. Son sumamente útiles para las personas que estén estudiando un idioma, ya que les permite comprender por medio de ejemplos -de usos incorrectos y correctos- y claras explicaciones, en qué consisten las distintas estructuras.

Biográfico: en estas ediciones no se incluyen términos, sino nombres de figuras reconocidas dentro de distintos ámbitos y épocas. El objetivo de estos es hacer un repaso de las personalidades tomando en cuenta datos biográficos y haciendo hincapié en aquello en lo que se han destacado y por lo que se han vuelto reconocidos. Incluyen desde artistas hasta científicos o deportistas así como también especialistas en distintas disciplinas.

Visual: por medio de imágenes e ilustraciones, estos logran explicar el significado de los conceptos consultados. Para ello, se coloca una imagen y, por medio de flechas o etiquetas, se indica su nombre. Los diccionarios visuales pueden estar organizados alfabéticamente o por temas, dependiendo de las ediciones. Algunas de ellas colocan una imagen para cada concepto, mientras que otros, van indicando los distintos componentes de una determinada imagen.

Sincrónicos: estas publicaciones definen las palabras teniendo en cuenta el uso que la sociedad les da en un determinado período de tiempo, aunque esta haya ido cambiando su significado a lo largo de la historia.

Diacrónicosse dedican a hacer un análisis específico y detallado sobre la evolución que tuvo una palabra a lo largo de un período de tiempo específico. De esta forma, se van explicando las acepciones que el término ha adquirido a lo largo de la historia, según el uso que la sociedad le ha ido dando. Además de este análisis histórico, algunas versiones incluyen un análisis etimológico, en el que se detallan las transformaciones semánticas y fonéticas de una determinada palabra. Son muy útiles cuando se leen textos antiguos o cuando se quiere desarrollar un determinado concepto en profundidad y haciendo alusión a su evolución a lo largo de la historia, para así comprenderlo en su totalidad.

Técnicos: también conocidos como temáticos, incluyen definiciones de conceptos y palabras que son propias de una determinada técnica o ciencia. Debido a su especificidad y profundidad, los diccionarios técnicos son recomendados para aquellas personas que ya estén interiorizadas en la disciplina en cuestión. Algunos ejemplos de esta clase de diccionarios son los de derecho, de jardinería, de retórica o de computación, entre muchos otros.

De dudas: estas publicaciones son muy útiles para quienes precisen conocer el verdadero significado de palabras u oraciones que han perdido su significado original debido al mal uso por parte de la sociedad. De esta forma, en vez de explicar el uso popular del término, se intenta aclarar cuál la acepción adecuada dentro de un ámbito específico.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.