Tipos de desastres naturales



Hablamos de desastres naturales cuando aludimos a la exageración en la generación de fenómenos de este origen que generan consigo consecuencias incalculables. Estas son no solamente materiales, sino también y peor aún, inmateriales como ser la pérdida de vidas humanas. De esta manera, fenómenos cotidianos como ser la lluvia, pueden acabar en desastre cuando excede los límites previstos como normales.

(Las erupciones volcánicas forman parte de los Desastres Naturales)

(Las erupciones volcánicas forman parte de los Desastres Naturales)

Las causas de los desastres naturales pueden deberse a dos razones de diferente índole; por un lado, pueden ser causadas por alguna actividad humana que haya alterado de una forma u otra el equilibrio medioambiental. Pero por otra parte, pueden identificarse una serie de causas absolutamente naturales que dan lugar a estos, como ser por ejemplo el movimiento de placas tectónicas.

Podemos destacar una extensa cantidad de tipos de desastres naturales, pero intentaremos describir los considerados más relevantes; ya sea por su frecuencia como por el nivel de gravedad de sus consecuencias.

  • Avalancha: Se refiere a un deslizamiento violento de nieve en la ladera de una montaña. Estas se generan cuando la resistencia de la nieve es menor que la fuerza que se aplica sobre ella y pierde estabilidad. Cuando estos corrimientos se producen en laderas secas, se llama deslizamiento de tierra o alud y arrastra rocas, barro y prácticamente todo lo que encuentre a su paso
  • Granizo: se trata de una precipitación sólida compuesta por piezas de hielo de tamaño variado. La caída de granizo es muy difícil de anticipar y aquí es donde se radica el problema, cuando esas bolas de de hielo caen de improvisto sobre poblados o campos, destruyendo casas, plantaciones y en ocasiones dejando heridos.
  • Huracán: También conocido como ciclón tropical, es un sistema de tormentas cerradas alrededor de un centro de baja presión, lo que resulta en vientos fuertes y lluvias abundantes. El riesgo se encuentra cuando estas tormentas se generan en el océano, pudiendo desencadenar un tifón con la capacidad de destruir embarcaciones de todos los tamaños. Cuando los ciclones se forman en tierra firme sus consecuencias pueden ser aún peores, ya que esos vientos que en principio tenían una velocidad de 110 km/h, ganan una velocidad final de casi 500 km/h, generando un tornado devastador que arrasa con todo lo que se cruza a su paso, desde pequeñas casas hasta los más grandes edificios.
  • Erupción volcánica: Se produce cuando de una formación específica de la corteza terrestre llamada volcán, surgen en altura magma, lava, cenizas, humo. Existen distintos tipos de volcanes. En el caso de existir una explosión, incluso puede exteriorizar rocas cubiertas por llamas. El mayor riesgo de esta consiste en la lava que se desplaza por la superficie terrestre y se endurece rápidamente, dejando absolutamente inmovilizado todo lo que se encuentre por debajo de ella.
  • Impacto de origen cósmico: Se observa cuando un pequeño cuerpo celeste, asteroide, meteorito o cometa atraviesa la atmósfera y choca contra la superficie terrestre. Los efectos pueden ser devastadores dependiendo del tamaño de de dicho astro; incluso causando, en edades prehistóricas, la extinción de especies tanto de fauna como de flora.
  • Terremoto: se trata de la presencia de movimientos sísmicos en la corteza terrestre, específicamente sobre las diferentes placas tectónicas. Esos sismos se manifiestan como movimientos bruscos del suelo, cuyos mayores exponentes pueden llegar a destruir cualquier tipo de construcciones.
  • Inundación: Se refiere a la ocupación o acumulación de agua en zonas en las que no había antes. En general se desencadenan cuando, debido a excesivas lluvias, los ríos, lagos o lagunas se desbordan de su lecho y anegan zonas aledañas.
  • Tsunamis: También conocidos como maremotos, son básicamente, olas de tamaño descomunal. Estas se generan cuando un fenómeno natural (sea terremoto o huracán) desplaza violentamente una masa de agua; disminuyendo la frecuencia de las olas, y en consecuencia aumentando el tamaño de estas permitiéndoles arrasar con las costas al alcanzar la orilla.



Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.