Tipos de creatividad



¿Qué es la creatividad?

A aquellas capacidades y destrezas mentales que tienen que ver la invención, la imaginación o incluso con el pensamiento divergente se las conoce bajo el nombre de creatividad.

También, este fenómeno tiene que ver con la facilidad que tiene la persona -así como también los animales- para plantear respuestas distintas a las existentes hasta el momento ante un determinado proceso o problemática o incluso cuando se innova dentro de un área específica. En todos estos casos, se está hablando de creatividad.Para alcanzarla, el individuo debe tomarse su tiempo para poder analizar la situación y así ir planteando respuestas para afrontarla.

(La creatividad se puede desarrollar en cualquier área de conocimiento)

(La creatividad se puede desarrollar en cualquier área de conocimiento)

La creatividad no sólo tiene que ver con el aspecto racional, sino que también está vinculado con lo sentimental y es por eso la creatividad se puede desarrollar en cualquier área de conocimiento, que puede ir desde la matemática hasta el arte.

Creatividad: su clasificación

En general, los especialistas identifican cinco tipos de creatividad diferentes, que son los siguientes:

Mimética: se debe tener en cuenta que el término mimesis significa imitar. Es por ello que esta creatividad está vinculada con la capacidad que tienen las personas, o incluso los animales, de imitar aquello que lo rodea para de alguna forma ejercer una determinada transformación deseada sobre la realidad o resolver algún problema específico del cual se desconoce su solución, hasta ese momento.

Esto le ha permitido al hombre diseñar y crear las distintas herramientas de las que se fue valiendo para facilitar la realización de las tareas que se le iban presentando a lo largo de la vida, tomando aspectos que veía en la realidad y que los adaptaba a sus propias necesidades. Esto incluso se ve actualmente dentro de distintas disciplinas, donde una toma conceptos de otra para poder entender y explicar determinados procesos. Por ejemplo, las ciencias sociales se han valido de las ciencias naturales en varias oportunidades, estableciendo similitudes entre los fenómenos a abordar con conceptos como célula, equilibro o sistema.

Analógica: la creatividad que se conoce bajo este nombre es en la que se confeccionan una serie de analogías, esto significa establecer relaciones de semejanza entre fenómenos que resultan diferentes entre sí, para poder comprender y avanzar ante un determinado problema que resulte complicado. De esta forma, el individuo puede capitalizar aquellos conocimientos que tiene hasta el momento y utilizarlos como base para enfrentar la situación en la que se encuentra. Muchas veces, la utilización de una analogía le permite a la persona ver las cosas de otra manera, desde otro punto de vista, y es así que le pueden ir surgiendo nuevas ideas o reflexiones, que hasta el momento no se le habían ocurrido o hasta incluso resolver problemas de difícil solución.

Narrativa: como su nombre indica, esta creatividad es la que tiene que ver con la capacidad que tiene una persona a la hora de inventar y narrar una historia. Por más sencillo que pueda parecer al principio contar un hecho, no lo es. La persona tiene que saber relacionar a los personajes, impulsar las acciones, desarrollar la trama, ser claro y ordenado para que la historia no sólo sea comprendida, sino que también resulte atractiva para aquel que la escucha o lee. Es decir, no sólo importa aquello que se dice, sino cómo se lo dice. Las personas que resultan creativas en este aspecto suelen ver las cosas de otra manera, y pueden ir desarmando las historias para darles otro orden distinto, cambiando su percepción de las cosas.



Intuitiva: es bajo este nombre que se hace alusión a aquella creatividad que no sólo está relacionada con la capacidad que tiene un individuo para recibir y comprender una determinada idea que se le ha sido transmitida, sino que tiene la posibilidad de poder generarlas. Para que estas ideas broten en nuestra mente, es muy importante estar distendido, es en ese momento cuando surgen los mejores pensamientos.

Es por ello que muchos aconsejan técnicas de relajación, como puede ser el yoga o incluso la meditación, mecanismos ideales para alcanzar estas ideas. Algo que también ayuda a desarrollar la creatividad intuitiva es evitar hacer siempre las mismas actividades y no tener una vida rutinaria, sino probar cosas diferentes, nuevas, desconocidas.

Bisociativa: el nombre de esta creatividad hace alusión al vínculo que se establece entre nuestros pensamientos más “primitivos” y los más “avanzados o racionales”. Cuando esto ocurre, sucede los que comúnmente se denomina Eureka, que es el momento en que se produce una idea que resulta innovadora.

Generalmente, el momento de Eureka, o también conocido como insight, se lo vinculaba con aquello que surgía a partir de actividades como la meditación, pero se ha descubierto que dicho fenómeno también aparece cuando se lleva adelante una brainstorming, ejercicio en el que se van proponiendo ideas sin demasiado desarrollo, espontáneamente, y que pueden servir como disparadores para desarrollar reflexiones mucho más complejas de lo que fueron inicialmente.

Dentro de esta creatividad se identifican tres rasgos que la definen claramente:

  • Por un lado la flexibilidad, esto significa que muchas veces pensamos que tenemos en nuestra mente a la idea correcta. Pero quizás, haya que agregarle alguna modificación para que verdaderamente encaje dentro del contexto en el que la necesitamos. Se debe tener en cuenta que las ideas no son estáticas, sino que se puede trabajar sobre ellas para mejoraras.
  • Por otro lado, la fluidez, que implica tener numerosas ideas, quizás poco desarrolladas, pero que significan múltiples respuestas ante un determinado tema. Quien esté en esta situación obtendrá mejores resultados que aquellas que sólo tengan un puñado de ideas bien desarrolladas, a la hora de resolver un problema, ya que tendrá más opciones o respuestas.
  • Por último, se habla del flujo. Esto implica que las ideas empiezan a fluir cuando la o las personas se encuentran en un estado de relajación, es allí que pueden proponer múltiples ideas. En cambio, si se está bajo presión, es más difícil que alguna buena reflexión salga a la luz.

Por tratarse de tres palabras que llevan F –fluidez, flexibilidad y flujo- se suele hablar de las tres F que caracterizan a esta forma de creatividad.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.