Tipos de corriente



¿Qué significa “corriente”?

El término “corriente” puede ser utilizado para hacer alusión a diferentes cosas, entre otras, a aquellas cosas que corren. Además, se puede hablar de corriente eléctrica, que es aquella magnitud que expresa la cantidad de electricidad que fluye por un conductor en un determinado lapso de tiempo.

Corriente eléctrica. Sus tipos

Dentro de la corriente eléctrica se identifican las siguientes variantes:

Corriente continua: también conocida bajo el nombre de directa, esta corriente se caracteriza por el hecho que sus electrones viajan, a lo largo del conducto, siempre en una misma y única dirección dentro de un circuito cerrado. Esto significa que los electrones se trasladan del polo negativo al positivo mientras que los huecos que dejen los electrones, que poseen carga positiva, van en dirección opuesta, es decir, del polo positivo al polo negativo. Dentro de la corriente continua se identifican tres variantes:

  1. Corriente continua pulsante interrumpida: esta corriente se caracteriza por desarrollarse en forma de pulso y es la que se adquiere de la salida de algún rectificador que sea de media onda.
  2. Corriente continua pulsante continua: esta es la que se obtiene a partir de generadores que posean corriente continua y de los circuitos rectificadores que posean onda completa.
  3. Corriente continua factor rizo: esta clase de corriente es el resultado de la sumatoria de las dos anteriores y se caracteriza por eliminar variaciones significativas. Esto hace que se conforme una corriente similar a la directa.

La corriente y sus parámetros

Dentro de la corriente directa se deben tener en cuenta los siguientes parámetros:

Tensión: este término hace alusión a la fuerza con la que los electrones libres son impulsados desde algún conductor a partir de la diferencia de potencial que, al mismo tiempo, puede provenir de una fuente eléctrica.

Resistencia: este parámetro es el que considera la oposición de un dispositivo a que pase una corriente eléctrica.

Intensidad: este parámetro es el que mide la cantidad de electrones que se desplazan en un conductor a partir de un voltaje eléctrico, el cual genera efectos de distinta clase, como lo son la luz, el calor, la presión el magnetismo o el sonido.

Potencia: este término es el que tiene en cuenta el grado de facilidad o dificultad que se tiene a la hora de realizar un trabajo previamente determinado. En el caso de los circuitos electrónicos, la potencia tiene que ver con la resistencia y está delimitada por la tensión o por la intensidad.

Corriente alterna: esta clase de corriente, en cambio, es la que se caracteriza por el desplazamiento de los electrones va alternándose cada cierto período de tiempo. Esta cualidad hace que ninguna de las terminales del circuito pueda ser nombrada como positiva o negativa, sino que esto es indistinto. Dentro de esta corriente, lo que debe tenerse en cuenta es la frecuencia, la cual tiene que ver con el número de veces en que se alterna la dirección de la misma, por segundo.

Corriente trifásica: esta clase de corriente hace alusión a la sumatoria de tres corrientes que son alternas y que se caracterizan por poseer la misma frecuencia, valor y amplitud. Su nombre se debe a que a cada una de las tres corrientes se las denomina “fase”, por eso trifásica. Esta corriente es la que se produce a través de alternadores que poseen tres bobinas ubicados en un sistema que posee tres electroimanes que se ubican a igual distancia entre sí.



Corriente monofásica: este tipo de corriente es el que se obtiene a partir de una de las fases de la corriente antes mencionada y un cable que sea neutral.

Corriente eléctrica estacionaria: esta corriente es la que se genera a partir de la derivación parcial de la carga de un conductor que sea constante.

 

La corriente en geografía

Dentro de la geografía se identifican distintos tipos de corrientes de agua, dependiendo de cómo se desplacen las masas acuáticas:

De marea: corrientes como estas son las que se producen como consecuencia de la atracción lunar y, en ciertos casos, solar.

De oleaje: corrientes como estas, en cambio, son las que se generan a partir de los fuertes vientos, huracanes y tempestades. Dichas masas de aire pueden provenir tanto de la superficie marítima como terrestre, lo cual resulta indistinto para producirlas.

De densidad: corrientes como estas se producen cuando dos masas de agua que posean temperaturas disímiles entran en contacto. Además de esto, por el hecho de que una es más fría y la otra es más caliente, la densidad de las mismas también es diferente. En el caso del agua fría, su densidad será mayor que en el de la caliente. Otra característica es que ambas corrientes se desplazan en sentido opuesto y la fría siempre se ubica por debajo de la caliente.

Oceánicas: estas corrientes son las que se generan como consecuencia de los movimientos de rotación del planeta Tierra, caracterizado por ser constante.

De superficie: corrientes como estas se producen a partir del giro de la Tierra. Además, estas se encuentran en contacto con fuertes vientos, que producen corrientes circulares o espirales.

De profundidad: estas corrientes, en cambio, son las que se generan a partir de los 1000 metros de profundidad, por lo general a raíz de la rotación terrestre. Estas corrientes se caracterizan por ser de agua fría.

 

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.