Tipos de consumidores



¿Qué son los consumidores?

El término “consumidor” hace alusión a aquellas entidades o individuos que demandan algún servicio o producto ofrecido en el mercado para de esta manera satisfacer algún deseo o necesidad. Para ello, se debe llevar adelante una operación económica en la que el vendedor establece un precio a cambio del producto o servicio en cuestión.

(Consumidor. Ilustración)

(Consumidor. Ilustración)

Clasificación de los consumidores

Se pueden identificar diferentes tipos de consumidores, dependiendo de los criterios que se tengan en cuenta.

Los consumidores y sus gastos

Teniendo en cuenta cómo gasta su dinero el consumidor, se pueden identificar las siguientes variantes:

  • Cazadores: se conoce bajo este nombre a aquellos consumidores que buscan, por medio de su compra, obtener cierta ganancia o rentabilidad extra. Para ello, lleva adelante acciones arriesgadas, a fin de obtener algún beneficio económico, por lo que para él la compra no es un fin en sí mismo sino un medio para obtener ganancias.
  • Conformistas: se considera como tales a aquellos consumidores que se limitan a adquirir sólo aquellos productos o servicios que les resulten esenciales para satisfacer sus necesidades básicas. Esto significa que no hacen compras innecesarias, no derrochan dinero ni aspiran al lujo. Para ellos, consumir no se trata de una acción placentera, sino de algo estrictamente necesario para satisfacer ciertas necesidades elementales.
  • Ostentosos: los consumidores como estos son los que no tienen problema en gastar elevadas sumas de dinero a la hora de adquirir un producto o servicio, sino que siempre aspiran a la alta gama y al lujo, para las cuales están dispuestos a pagar lo que sea necesario. Generalmente, son compradores poco racionales, que adquieren los productos o servicios de forma más bien impulsiva y no racional. Para los consumidores ostentosos, consumir es una acción placentera y aquellos que obtengan es una forma de formar parte de un determinado status social, dentro del cual aspiran a ser identificados por el resto.

 La fidelidad, un determinante

Considerando la fidelidad que el consumidor tenga con respecto a la marca del servicio o producto, existen los siguientes tipos:

  • Fieles: este consumidor es el que se caracteriza por adquirir productos o servicios condicionado por la marca del mismo. Esto significa que si no se encuentra disponible en el mercado al momento en el que fue a hacer la compra, no lo reemplaza por otro que sea similar pero de distinta marca, sino que decide no hacer la compra. Esto se debe a que el consumidor en cuestión encuentra ciertos beneficios o mejoras en la marca, que la competencia no ofrecen o no se encuentran a la misma altura.
  • Fanáticos: es aquel que representa la forma más extrema del denominado consumidor “fiel”, a tal punto que únicamente identifica una marca para el producto en cuestión, del que se vuelve dependiente. Para el fanático no existen productos sustitutos bajo ninguna circunstancia, de hecho, ni siquiera los tiene en mente.
  • Experimentales: los consumidores conocidos bajo este nombre son los que siempre se muestran interesados en conocer los nuevos productos, marcas o servicios que se lancen. Es por esto que no se trata de personas fieles a una marca aunque, muchas veces terminan actuando como líderes de opinión dentro de su círculo más cercano, al encontrarse en condiciones de poder recomendar ciertas marcas o productos en detrimento de otras, gracias a su propia experiencia.
  • Ocasionales: son aquellos consumidores que adquieren un servicio o producto de forma fortuita y sin preverlo con demasiada anticipación. Generalmente, el consumidor ocasional es aquel que consume un determinado producto o marca cuando el que compra con mayor frecuencia no se encuentra disponible en aquel momento, pero no por esto decide suspender la compra, sino que opta por reemplazar el producto que tenía en mente por un sustituto.


Las crisis y el consumo

Tomando como criterio la actitud ante una crisis, se pueden identificar los siguientes tipos de consumidores:

  • Soberanos: a pesar de no estar atravesando la mejor situación económica, estos consumidores son los que se las arreglan para mantener la calidad y el status de sus compras. Incluso, ven en las situaciones de crisis las mejores épocas para demostrar sus habilidades en la materia.
  • Expertos: consumidores como estos son los que se dedican a recorrer varios locales y a acumular bastantes datos e información antes de concretar la compra del producto o servicio que deseen. Se trata de consumidores extremadamente racionales, que analizan la compra pensando en el largo plazo y que llevan un registro de cada uno de sus gastos. Además, en épocas de crisis sólo compran aquello que consideren necesario.
  • Protectores: en medio de un clima de crisis, estos consumidores prevén que a largo plazo la situación puede empeorar más aún, por lo que opta por efectuar algunos recortes y ahorrar pensando que en un futuro no muy lejano podría necesitar contar con un pequeño colchón de dinero para afrontar los gastos más esenciales.

Los modos de consumir

Si se considera cómo llevan adelante la compra, se pueden identificar los siguientes consumidores:

  • Impulsivos: son aquellos consumidores que compran algún servicio o producto de forma irracional, por el simple placer que les genera adquirirlos. Esto hace que la compra la realicen prácticamente sin planificación y sin que se trate de algún producto o servicio que verdaderamente necesiten. Tampoco comparan precios y variedades, sino que se guían por sus impulsos.
  • Racionales: se trata de aquellos consumidores que planean una compra antes de hacerla. Es por esto que previamente ya han elegido qué marca y en dónde adquirirán el producto o servicio, al cual consideran necesario para satisfacer alguna necesidad. Son consumidores que, antes de concretar la compra, comparan los precios y las ofertas que existen sobre aquello que les interese. Otro rasgo propio de estos consumidores es que no se dejan llevar por los avisos o anuncios, sino que se dedican a averiguar ellos mismos las ventajas y bondades de cada marca.
  • Sugestionados: se trata de aquellos consumidores ideales para las acciones de marketing, ya que son muy fáciles de manipular. Por lo general, las compras de productos y servicios las hace en base al mensaje de los anuncios publicitarios, en los que suelen confiar casi ciegamente. De todas formas, está muy atento a las distintas ofertas y promociones disponibles antes de concretar las compras.

 

 

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.