Tipos de conectores



¿Qué son los conectores?

En lingüística, el término conector hace alusión a todas aquellas palabras, expresiones o frases cortas que sirven para conectar y establecer relaciones entre las distintas informaciones que se introducen en una o varias oraciones, o incluso entre párrafo y párrafo. Sin ellos, las oraciones carecerían de lógica, orden, significado o coherencia.

Ejemplos de conectores

Algunos de los conectores más utilizados son los siguientes:

  • Copulativos: por medio de estos conectores el emisor logra establecer relaciones de adición entre elementos o ideas que sean análogas. Algunos conectores copulativos son: y, además, ni, que, incluso, aún, también, asimismo, más, por añadidura.
  • Disyuntivos: estos conectores son los que permiten mostrar a los elementos que conforman a la oración como si fueran alternativas o como bien, para reflejar que no se encuentran juntos, sino que son distintos. Algunos ejemplos dentro de esta categoría son: o, ora, ya… ya…, o bien, sea… sea…, ya… o….
  • Condicionales: por medio de estos conectores, el emisor logra expresar algún requisito o condicionamiento para que algún fenómeno o hecho se produzca. Algunos ejemplos pueden ser los siguientes: a no ser que, en caso de que, si, a menos que, siempre que, según, cuando.
  • Adversativos: en este caso, el emisor recurre al conector para demostrar que existe una relación contraria u opuesta entre los conceptos o ideas enunciadas. Esto lo permiten palabras o expresiones como las siguientes: mas, pero, pese a ello, sin embargo, aunque, empero, no obstante.
  • Concesivos: por medio de estas expresiones o palabras, el emisor intenta ponerle un límite a aquello que expresó en la primera parte de su enunciado. Esto lo permiten conectores como por ejemplo: si bien, a pesar de, aun cuando, por más que, a pesar de, si bien, aunque.
  • Causales: estas expresiones o palabras son las que le dan al emisor la posibilidad de poder explicar las causas o razones de un hecho o fenómeno que ha sido expresado en la oración. Algunos de los conectores que sirven para esto son: porque, ya que, puesto que, debido a, dado que, pues.
  • Consecutivos: se trata de aquellos conectores que expresan las consecuencias o  que genera algún hecho, fenómeno o razonamiento que ha sido expresado en la oración. Algunos conectores consecutivos son los siguientes: por ende, como consecuencia, entonces, luego, por consiguiente, en consecuencia, por lo tanto, por eso, de allí que, por eso, por ende, por lo que, por eso.
  • Comparativos: a partir de estos conectores se establecen relaciones comparativas entre ideas, fenómenos, hechos, etcétera que se expresan en una o varias oraciones, o incluso párrafos. Estas relaciones pueden ser de superioridad, de inferioridad o de igualdad y se las suele expresar con conectores como los siguientes: así, así como, como, tal como, igual que, tanto como, más que, menos que, mayor que, menor que.
  • Dubitativos: estos conectores son los que dejan entrever que el emisor tiene dudas o carece de certezas con respecto a la idea o hecho que plantea en su enunciado. Algunos ejemplos de estos conectores pueden ser: tal vez, según parece, quizás, probablemente, seguramente, aparentemente, a lo mejor.
  • Explicativos: cuando el emisor utiliza conceptos o expresa ideas algo complejas, suele utilizar los conectores explicativos, a fin de repetir una idea para poder explicarla mejor, aclararla o ampliarla. Esto ocurre con expresiones como: es decir, por ejemplo, vale decir, en otras palabas, o sea, entre otras.
  • Temporales: a través de estas expresiones es que el emisor logra organizar cronológicamente la información presentada o bien, establecer secuencias ordenadas de la misma. Por medio de estas expresiones se transmite la idea de temporalidad, como ocurre en los siguientes casos: mientras, tan pronto como, luego, antes, después, cuando, entonces, en cuanto.
  • Pronominales: estos adverbios consisten en pronombres utilizados como elementos textuales y así sirven de referencia. Los conectores pronominales son siempre relativos o demostrativos, como en los siguientes ejemplos: la cual, el cual, ése, que,  aquél, este.
  • Jerárquicos: estos son los conectores que resultan útiles para el emisor al momento de querer expresar el orden de importancia que le quiere dar a la información que enuncia. Algunos ejemplos pueden ser los siguientes: en primer lugar, en segundo lugar, para comenzar, por último, por otra parte, luego.
  • De diferenciación: gracias a estos conectores el emisor logra establecer diferencias entre dos o más fenómenos o ideas que exprese en la misma oración. Algunos ejemplos son los siguientes: mientras que y en cambio.
  • Finales: estas expresiones son las que le permiten al receptor identificar que se le está poniendo fin a una acción. Esto ocurre por ejemplo cuando se recurre a conectores como: con el objeto de, para que, a fin de, con el propósito de, para.
  • Negativos: estas expresiones son las que usa el emisor a fin de expresar que un determinado hecho no ha ocurrido o bien, para negar algo. Algunas expresiones para esto son las siguientes: no, de ninguna forma, tampoco, jamás, de ninguna manera, nunca, entre otros conectores.
  • De continuidad: estas expresiones son las que permiten establecer relaciones de continuidad entre hechos o ideas, como lo permiten los siguientes conectores: en efecto, más aún, vale decir, también, es decir, además, incluso.
  • Exclusivos: estos son los conectores que le permiten al emisor expresar ideas contrarias u opuestas y que se excluyen, como lo permiten los siguientes ejemplos: sino que, sólo sino, no, solamente.
  •  Afirmativos: por medio de estas expresiones es que el emisor logra afirmar que un determinado suceso o fenómeno ha ocurrido u ocurrirá o bien, para afirmar algo. Algunos ejemplos de estos conectores pueden ser: sin duda, ciertamente, seguro, por supuesto, siempre, sí, también.
  • De modo: a partir de estos conectores se puede expresar de forma verbal la manera en que se realiza un proceso. Por lo general, estas expresiones consisten en locuciones adverbiales o adverbios, como los siguientes ejemplos: a escondidas, bien, mal, así, sin más ni más o adverbios como rápidamente, velozmente, claramente, entre otros.



Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.