Tipos de condensadores



¿Qué son los condensadores?

Se considera condensador a todo dispositivo cuya utilidad principal es la de almacenamiento de energía usado tanto como para la electrónica como para otros tipos de elementos vinculados a la electricidad.

Este tipo de herramienta tiene ciertas características determinadas como ser: capacidad, tolerancia, polaridad, y tensión de trabajo. En cuanto a su conformación física, está dada por dos placas separadas por un espacio interior donde se ubica, por lo general, un material dieléctrico. Se denomina material dieléctrico a aquel susceptible de ser utilizado como aislante, dado que no es capaz de conducir electricidad en forma correcta.Es importante aclarar que si bien todos los materiales dieléctricos son aislantes, no todos los elementos utilizados como aislantes de electricidad son dieléctricos.

Tipos de condensadores

A continuación describiremos los tipos más importantes de condensadores que existen en el mercado.

  • Variable: son aquellos que permiten cambiar su capacidad de dos formas posibles: mecánicamente o electrónicamente. Dentro de estos se pueden identificar dos grandes tipos. En primer lugar, los llamados trimmers cuya valor de capacidad puede seleccionarse entre varios. Por otra parte, el segundo tipo es llamado condensador de sincronización; y se trata de aquellos cuya capacidad oscila dentro de límites preestablecidos.
  • Electrolítico: en este caso la diferencia se da por empezar en la conformación física, dado que una de sus placas está formada por líquido iónico, a su vez conductor, a modo de variable de una de sus láminas. Son principalmente utilizados en dispositivos de baja frecuencia y alta corriente. Sin embargo no son recomendables para aquellos que deban proporcionar una corriente continua. Por otro lado, se puede destacar su mayor capacidad y su inevitable polaridad. Dentro de este pueden observarse dos tipos principales que se diferencian según la base oxidable que utiliza. De esta manera podremos identificar los de oxido de aluminio y los de óxido de tantalio.
  • Cerámico: en estos también la variación se dará en el material que funciona como dieléctrico, en este caso se trata de un cerámico que estará revestido en láminas metálicas. Su principal ventaja consiste en la gran capacidad que contienen dado que la constante de la cerámica es realmente alta. Estos a su vez pueden dividirse en dos tipos, los llamados de disco y los conocidos como de tubo. Los primeros se caracterizan por ser más comunes, y llevar en la mayoría de los casos sus datos impresos en bandas de colores. En cambio, los segundos, ya no son prácticamente usados dado que su capacidad varia con los cambios de temperatura que sufra.
  • De papel: bastante más simples, y sin sub divisiones, se trata de aquellos en los que la única variable es la de el material utilizado como dieléctrico. En este caso, tal cual su nombre lo indica se trata de papel que normalmente se encuentra recubierto por cera de tipo mineral o aceite sintético, aunque en ocasiones también puede tratarse de aceite mineral. Una posible alternativa en este caso sería la utilización de papel metalizado, es decir, que la sustancia que recubra el papel sea metal depositado por evaporación.
  • Plástico: en este caso también la diferencia estará dada porque el material que usara como dieléctrico es una delgada capa plástica. La variedad de sub tipos identificables en este dado será tan amplia como la cantidad de plásticos que posean propiedades conductoras de electricidad. Entre las posibilidades se pueden destacar el uso del polipropileno, policarbonato, poliestireno, poliéster, teflón, poliparaxileno, etc.



Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.