Tipos de comunicación



¿Qué es Comunicación?

El concepto de comunicación proviene del latín communicare, que puede ser definido como “poner algo en común” o “compartir algo”. De esta manera, no sólo los seres humanos, sino también los animales, tienen la capacidad de poder compartir información y ponerla en común con el resto para que de esta manera se pueda tener conocimiento sobre cierta información.

Para poder llevar adelante la comunicación, el emisor debe valerse de ciertos signos para así hacer circular la información con sus pares, conformando un mensaje. Una vez que dicho mensaje es recibido por el receptor, deberá decodificarlo, para de esta manera poder interpretarlo. Para que todo esto sea posible, el emisor y el receptor deben tener en común el conocimiento del sistema de signos, denominado código. En caso contrario, el mensaje no puede ser comprendido o se lo hará de forma errónea.

La comunicación según sus características

De acuerdo a las características que adquiera la comunicación, se pueden identificar los siguientes tipos:

Verbal: esta comunicación es la que se caracteriza por valerse de la palabra para poder concretarse, por lo que se trata de una actividad propia del ser humano. Esta forma de comunicación se caracteriza por valerse de un lenguaje que cuenta con una serie de reglas gramaticales y que a su vez se encuentra inmersa en una estructura gramática. Dentro de la comunicación verbal se pueden identificar dos variantes:

A. Oral: la comunicación conocida bajo este nombre es la que se vale de palabras y signos que son expresados de manera oral. Para ello, la persona recurren a sonidos, estilos, tonos, intensidad, sonidos, expresiones, etcétera. Una cualidad que tiene esta comunicación es que puede ser acompañada por gestos, movimientos, miradas, y que se la puede poner en el contexto en el que fue efectuada. Además se trata de un acto efímero y, si se lleva adelante cara a cara, puede recibir una respuesta inmediata, por lo que los roles entre emisores y receptores se va alternando. Otra característica de la comunicación oral es que se efectúa con rapidez.

(Comunicación Oral. Ilustración)

(Comunicación Oral. Ilustración)

B. Escrita: esta forma de comunicación se caracteriza por valerse, para la transmisión de un mensaje, de distintos signos, ya sea un alfabeto, jeroglíficos, ideogramas o logotipos, entre otros. Como en toda comunicación, es necesario que el emisor y el receptor tengan conocimiento del mismo sistema de signos, para así poder intercambiar información. En el caso de la comunicación escrita, a diferencia de la oral, no se necesita del sentido del oído, sino de la vista. Sumado a esto, el emisor debe ser muy cuidadoso ya que debe valerse de signos de puntuación, tildes, signos de pregunta y admiración, entre otras cosas, que, al mismo tiempo, el receptor debe saber interpretar. Además, se diferencia de la comunicación oral por no ser efímera, lo que permite leer una y otra vez un mismo mensaje, a lo largo del tiempo, y así poder comprenderlo y analizarlo con mayor profundidad.

(Comunicación escrita. Ilustración)

(Comunicación escrita. Ilustración)

No verbal: a diferencia de la comunicación verbal, esta es la que se lleva adelante a partir de diversos tipos de signos, que pueden ser desde movimientos corporales o gestos hasta imágenes sensoriales de cualquier clase. Esto hace que, para captar el mensaje el receptor deba valerse de varios sentidos. Se debe tener en cuenta que esta comunicación se encontrará sumamente determinada por la cultura dentro de la cual se esté inmerso. Además, la comunicación no verbal puede complementar a la verbal y así dar mayor énfasis en ciertas ideas o ser más gráfico a la hora de transmitir ideas o incluso, puede ocurrir que le den un sentido totalmente opuesto a lo que se esté plasmando con palabras.



(Comunicación No Verbal. Ilustración)

(Comunicación No Verbal. Ilustración)

La comunicación y sus niveles

Según el nivel en el que se lleve adelante la comunicación se pueden identificar las siguientes variables:

Pública: se entiende bajo este nombre a toda aquella comunicación que se dirige a un número amplio de receptores, los cuales no tienen la capacidad de responder o al menos no de hacerlo en las mismas condiciones en las que el mensaje está siendo emitido, por lo que se habla de una comunicación vertical.

(Los discursos son un ejemplo de comunicación pública)

(Los discursos son un ejemplo de comunicación pública)

 

Para poder llevar adelante este tipo de comunicaciones se suele utilizar algún medio de comunicación masiva, como puede ser Internet, la televisión, la radio o el diario, aunque también puede llevarse adelante en un lugar de libre acceso, como podría ser una plaza o un estadio de fútbol. A la hora de transmitir estos mensajes, el emisor piensa en un público numeroso y homogéneo por lo que intenta formular conceptos generales y de fácil comprensión.

Grupal: bajo este nombre se alude a aquella comunicación en la que participa un conjunto de individuos que se identifican entre sí y cuyos roles de emisor y receptor se va alternando para de esta forma poder llevar adelante el intercambio de ideas. De esta manera, ya no se piensa en un público homogéneo a la hora de elaborar el mensaje, sino que se tiene en cuenta a los distintos integrantes que conforman el grupo en cuestión.

Interpersonal: es aquella comunicación que se da entre dos individuos a través de algún medio de comunicación que así lo permita, como puede ser el teléfono, o bien, cuando los integrantes se encuentran en un mismo espacio físico en el que interactúan. En esta clase de comunicación los roles de emisor y receptor se alternan constantemente, por lo que se trata de una comunicación entre pares, también denominada horizontal y el mensaje siempre es diseñado teniendo en cuenta al receptor particular.

Intrapersonal: la comunicación conocida bajo este nombre es la que comúnmente se denomina “diálogo interno”, es decir, la que una persona mantiene consigo misma. Lo que caracteriza a esta comunicación es que resulta ser de lo más espontánea y sincera, lo que permite que la persona se diga a sí misma cosas que en público reprimiría.

Por medio de esta comunicación es que la persona lleva adelante la toma de decisiones, sobre todo aquellas vinculadas con la vida personal. También es por medio de ella que se plasma o traduce todo aquello que tenga que ver con las emociones y sentimientos personales. Además, sin esta comunicación sería imposible conformar una personalidad e identidad propia, lo cual también es esencial para establecer relaciones con el resto de los seres humanos, dentro de un determinado contexto.

 

 

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.