Tipos de célula



¿Cuáles son las distintas clases o tipos de células?

El término célula alude a la estructura de menor tamaño compuesta de tres elementos básicos: citoplasma, material genético, membrana celular. Además, estas estructuras son capaces de llevar adelante por sí sola tres funciones esenciales. Ellas son la reproducción, la relación y, por último, la nutrición. Los hongos, plantas y animales, así como también los protozoos y las bacterias están conformados por células. En el caso de estos dos últimos, que son microscópicos, se caracterizan por ser unicelulares. Esto significa que están compuestos por una única célula.

Los hongos, animales y plantas, en cambio, estás compuestos por infinitas células, que actúan de manera coordinada. A estos se los denomina entonces, pluricelulares. Tanto el tamaño como la forma de las células varía  de forma significativa. Mientras que algunas tienen forma plana, otras son poligonales. Además, algunas adquieren forma de “calamar” por contar con ramificaciones similares a tentáculos.

 

De acuerdo a sus características:

Células procariotas: este tipo de células se caracterizan por ser primitivas y simples. Al no contar con una membrana nuclear que recubra el ADN, se dice que carecen de núcleo. De hecho, el sufijo PRO quiere decir primitivo, mientras que el sufijo CARIO, alude a núcleo. Debido a esto, el material genético entra en contacto con el citoplasma. Estas células están compuestas por los siguientes elementos: inclusiones citoplasmáticas, nucloide, ribosomas, citoplasma, pared celular y membrana plasmática. En algunos casos, las células procariotas cuentan además con pili, glicocálix, plásmido, flagelos y una cápsula. Hay que tener en cuenta que, los organismos compuestos por células como estas son, en la mayoría de los casos, unicelulares.

(Estructura de célula procariota.)

(Estructura de célula procariota.)

Las células como estas se pueden reproducir de dos maneras diferentes: parasexual o asexual. Ésta última implica la bipartición, es decir, que la célula se divide en dos, trayendo como resultado que existan dos células iguales. Esta forma de reproducción es la que se efectúa en menos tiempo y es la más simple. La parasexual, en cambio, ocurre cuando las células intercambian su ADN, ya sea por medio de transducción, conjugación o transformación. Esta última sucede cuando una célula introduce partes de ADN a su núcleo, que se encontraban en el medio en el que yace. La transducción, en cambio, un agente transmisor lleva el ADN  de una bacteria a otra, integrándolo al ADN que poseía. Por último, la conjugación, que es cuando el ADN se traslada de una célula a otra por medio de un conducto llamado Pili.

 

De acuerdo a la envoltura celular que tengan, las células procariotas se pueden clasificar de la siguiente manera:

-Tenericutes: las células como estas se caracterizan por no contar con una pared celular.

-Mendosicutes: en este caso, la pared celular con la que cuentan está conformada por glicopéptidos.

-Firmicutes: estas células están compuestas por una pared de peptidogliclano cuyo espesor es bastante significativo. Además de esto, cuentan también con una membrana citoplasmática.

-Gracilicutes: las células de esta clase se caracterizan por contar con dos membranas, separadas por una capa de peptidoglicano.

De acuerdo a su morfología se pueden identificar distintas clases de células procariotas:

-Espirilos: bacterias como estas tienen forma de espiral, de allí su nombre. Por contar con un diámetro sumamente reducido, tienen las capacidad de atravesar sustancias mucosas. Además, gracias a su forma, logran avanzar con facilidad en ambientes viscosos.  

-Bacilos: células como estas adquieren la forma de un bastón. Dentro de estas se suelen identificar dos clases diferentes. Por un lado los Gram negativos, que son aquellos bacilos que están conformados por una capa de lipopolisacárido. Por otro lado se identifican a los Gram positivos, que, al no contar con aquella capa, fijan el color violeta de genciana en las paredes que las componen.

-Vibrio: estas células en cambio, poseen forma de bastón o de bacilos curvos.

-Coco: generalmente, las bacterias conocidas por este nombre adquieren forma esferoidal, aunque no perfecta.   

Otra forma de clasificarlas es de acuerdo a “Sistema de tres dominios”. De acuerdo a este, las células procariotas se clasifican en dos grandes grupos:

-Bacterias: estas células procariotas se caracterizan por ser más evolucionadas que las Arqueas. Con más de 3.000 millones de años de antigüedad, células como estas crecen en las partes del océano de baja profundidad.

-Arqueas: estas células se caracterizan por ser sumamente primitivas. Dentro de ellas se distinguen tres clases:



  1. Hipertermófilas: estas células tienen la capacidad de permanecer con vida allí donde ningún otro ser vivo lo logra, ya sea por el PH o las temperaturas sumamente elevadas.
  2. Halófilas: las células como estas, en cambio, logran sobrevivir en lugares donde la presencia de sal es sumamente extrema, imposibilitando la vida de otros seres vivos.
  3. Metanógenos: las células como estas son las que forman parte de procesos como el ciclo del carbono o bien, en el proceso en los que la materia orgánica se degrada. Esto se debe a que tienen la capacidad de vivir en ambientes anaerobios

 

Células eucariotas: a diferencia de las células anteriores, las eucariotas se caracterizan por contar con una membrana nuclear que rodea al ADN. La consecuencia de esto es que poseen un núcleo bien marcado (el sufijo eu, por otra parte, significa verdadero). Las células eucariotas son aquellas que componen los siguientes organismos: animales, hongos y plantas.

Las células eucariotas se caracterizan además por poder reproducirse de tres maneras diferentes. Una de ellas es por esporulación, lo que significa que en una primera etapa su núcleo es dividido en réplicas diminutas para después fraccionar su citoplasma y así lograr nuevas células. La segunda forma de reproducción se denomina gemación, que ocurre cuando a una determinada célula comienza a salirle una protuberancia y, con el paso del tiempo, esta crece y se separa, conformando una célula nueva. Por último, la tercera forma de reproducción se denomina  bipartición. Esto significa que la célula se parte en dos, lo que trae como resultado que existan dos células idénticas.

Las células eucariotas están compuestas por una serie de orgánulos celulares, que son los siguientes: lisosomas, que se dedican a la digestión celular; mitocondrias, suministran la energía necesaria para la actividad celular; vacuolas, almacenan tanto los productos de reserva como los de desecho; ribosomas, encargados de la fabricación de las proteínas; aparato de Golgi, trasladan los químicos hacia dentro y hacia afuera de la célula y, por último, retículo endoplasmático, que es el que se dedica tanto al traslado como a la síntesis de lípidos y de proteínas.

 

Dentro de las células procariotas se identifican tres clases:

Células de animales: como su nombre indica, son aquellas que componen el tejido de los animales. Un rasgo distintivo de estas células es que su pared celular no es rígida, por lo que puede ir tomando distintas formas y en algunos casos llegan a fagocitar otras estructuras. Además, las células como estas logran, por medio de la reproducción sexual, que los descendientes tengan rasgos similares a sus progenitores.

Dentro de estas células se pueden identificar los siguientes elementos que la componen: membrana celular, citoesqueleto, envoltura nuclear, cromatina, nucléolo, núcleo, mitocondrio, vesícula de Golgi, complejo de Golgi, centriolos, glucógenos, peroxisoma, lisosoma, retículo endoplasmático rugoso, retículo endoplasmático liso y ribosomas.

Células de vegetales: estas células son las que componen los tejidos de los vegetales, de allí su nombre. A diferencias de las células animales, estas cuentan con dos paredes, una primaria y otra secundaria, siendo esta más densa que aquella. En el caso de las células vegetales, a diferencia de las animales, su reproducción es asexual. Por medio de ella, se obtienen células idénticas a sus progenitoras.

Los elementos que las componen son los siguientes: grano de almidón, tilacoides, membrana plasmática, pared celular, vacuola, tonoplasto, ribosoma libre, citosol, mitocondria, cloroplasto, peroxisoma, retículo endoplasmático, membrana nuclear, nucléolo, cromatina, dictionsoma y, por último, plasmodemo.

Células de hongos: estas células tienen características muy similares a las de los animales, salvo por lo siguiente: su pared celular está compuesta de quitina. Además, la definición entre célula y célula es menor. Esto se debe a que cuentan con septos, es decir, separaciones con poros que permiten que el citoplasma, el núcleo o los orgánulos pasen de una célula a otra. Células como estas se reproducen a través de esporas, que pueden ser de dos maneras, asexuales o sexuales. En el caso de la primera, esta puede suceder de forma interna o externa, generando un nuevo hongo al que se lo denomina “imperfecto”. En el caso de la reproducción sexual, se da por medio de la conformación de un huevo, a partir de la unión de dos núcleos haploides, provenientes de dos células distintas. A los hongos que devienen de esta forma de reproducción se los denomina como “perfectos”.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.