Tipos de carga eléctrica



¿Qué es la carga eléctrica?

La carga eléctrica constituye una propiedad física capaz de ser adjudicada a las partículas llamadas subatómicas; es decir, es una característica de la materia. Se trata entonces, de un fenómeno que es causado por un intercambio que produce pérdida o ganancia de electrones en el objeto.

Como todas las propiedades físicas, esta tiene su propia unidad de medida; se llama Coulomb, en honor a un conocido físico Francés. Por naturaleza, todos los cuerpos tienen la misma cantidad de electrones que de protones, lo que lo hace eléctricamente neutro (o de carga eléctrica neutral); pero a raíz de este fenómeno de transferencia, tanto los electrones como los protones tienen la posibilidad de derivarse a otro objeto. Es por esto que el objeto inicial quedaría con una carga diferente a la original ya que se desestabiliza por la adquisición o donación de protones o electrones.

En conclusión, para lograr que un cuerpo salga de su estado de neutralidad eléctrica, deberíamos generar un aumento de la cantidad de protones por sobre la de electrones, o a la inversa.

Cargas positivas y negativas

Existen dos tipos de cargas eléctricas: positivas y negativas.

Positivas: en este caso la carga de protones será mayor a la de electrones, o bien el objeto estará únicamente cargado por protones. Otra forma en la que se puede encontrar descripta es cuando la carga total de un cuerpo es positiva. En este caso debe realizarse una resta entre el número de protones existentes y el número de electrones encontrados, donde para pertenecer a este grupo el resultado debería ser positivo.

Por ejemplo si un átomo tiene los siguientes componentes eléctricos:

+ + – + – – – + + + +

Debería realizarse la siguiente resta: 7 (positivos) – 4 (negativos), y el resultado sería igual a +3.

Negativas: por el contrario, se trata de la materia que posea mayor cantidad de electrones que de protones, o que contenga solamente electrones. En este caso, la otra explicación posible seria exactamente inversa a la anterior, por lo que la diferencia entre la cantidad de protones y electrones hallados en el cuerpo debería dar un resultado negativo. Por lo que el ejemplo en este caso sería, con la siguiente carga eléctrica:



                                                  + + – + – – – – +

La resta seria: 4 (positivos) – 5 (negativos), lo cual daría por resultado – 1.

 

Por otra parte, una vez sabida esta clasificación, es importante destacar la existencia de dos leyes por las cuales se rigen las cargas y sus combinaciones en un cuerpo. En primer término se establece que: cargas iguales se repelen, es decir, si dos cuerpos tienen cargas iguales (tanto sean positivas o negativas) se repelen por lo que será imposible que se de su unión. La segunda ley establece que: cargas opuestas se atraen, por lo que en el caso de encontrarse un cuerpo con carga positiva y otro de carga negativa, su unión seria inmediata.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.