Tipos de bonos



¿Qué es un bono?

Un bono es aquel instrumento financiero que promete devolver su capital más una cantidad por intereses a un plazo determinado. Son emitidos por entidades públicas (se denominan deuda pública, y los intereses que otorgan están a menudo exentos de los impuestos a las ganancias, para alentar la compra) o privadas (deuda privada), y se utilizan a modo de inversión esperando una retribución a un plazo determinado.

(Bonos. Ilustración)

(Bonos. Ilustración)

Globalmente aparecen como una inversión de riesgo moderado, en general paga los intereses semestralmente y devuelve el monto al vencimiento del título. Los intereses que se reciben son denominados popularmente como ‘cupones’.

La idea del bono radica en que las emisoras necesitan el dinero ya (para realizar obras, para financiar deudas) y prometen devolverlo a un plazo, por lo que es necesario averiguar información respecto a la entidad emisora y su solvencia. El precio de un bono aumenta a partir de la lejanía en el vencimiento, la amortización (depreciación del capital que se realiza mensualmente o abruptamente) y la garantía (si el bono tiene garantías de repago cotiza más alto, mientras que si es menos arriesgado será más barato)

Clasificación de bonos

Los bonos pueden clasificarse de distintos modos. Según el emisor público o privado, según la moneda en la que estén, o según la prioridad de cobro. Sin embargo, la más relevante distinción se hace según el tipo de rentabilidad que ofrezcan:

Bonos ‘cupón cero’: En vez de pagar un interés, son emitidos con un valor menor al que luego se devolverá. De ese modo el interés se paga completamente al término y la ganancia aparece como segura. Suelen obedecer a este tipo los bonos emitidos por las tesorerías del Estado.

Bonos con tasa de interés fija: Al momento de ser emitidos, las partes acuerdan una tasa de interés que puede permanecer siempre igual o que puede variar, pero de modo prefijado. Le dan al portador la seguridad de saber específicamente los intereses que recibirá.

Bonos con tasa de interés flotante: En este caso la tasa de interés está anclada a la evolución de otra tasa de interés, por ejemplo de la bolsa o de algún commoditie. Lo que sí está pactado de antemano es la periodicidad con la que se actualiza la tasa (y se generan los cupones), usualmente cada dos o tres meses. Dentro de esta variante se encuentran los bonos vinculados a la inflación, en los que la tasa de interés persigue el comportamiento generalizado del resto de los precios.



Bonos canjeables y convertibles: Además del derecho a percibir el capital invertido con una suma de intereses, otorgan el derecho de adquirir acciones emitidas por alguna entidad.

También la opción de compra de acciones puede estar sujeta a precios fijos o variables. Será canjeable cuando no importe la fecha de emisión de las acciones, mientras que será convertible cuando solo pueda ser cambiada por acciones de nueva emisión. Al asignarle estas posibilidades de reinversión, en general baja la rentabilidad.

Bonos basura: Como se ha dicho, hay una proporción entre la tasa de interés (la rentabilidad) y el riesgo que se asume. Sin embargo, si vamos al extremo de mucho interés y mucho riesgo nos encontramos con este tipo de bonos, con un interés muy elevado pero con un alto riesgo de suspensión de pagos. Este tipo de bonos aparecen con mayor frecuencia en las bolsas de comercio de mayor caudal de dinero, y sirven como un recurso volátil y cortoplacista para el emisor.

Bonos segregables: El titular de este tipo de bonos tiene la capacidad de separarlo en las dos partes (cupón y capital) y con eso realizar dos inversiones separadas, por lo tanto resulta un bono muy flexible, cualidad que –como se ha dicho- baja su rentabilidad. Cuando le son quitados los intereses obtenidos, el bono pasa a parecerse a uno de cupón cero, pero el que lo posea tiene la posibilidad de integrarlos cuando desee.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.