Tipos de bienes



¿Qué son los bienes?

El concepto de bien se usa dentro de la economía para hacer alusión a elementos, tangibles o intangibles, que adquieren las personas para poder satisfacer alguna necesidad o deseo. Cada bien tiene un determinado valor que el consumidor debe pagar para poder adquirirlo.

Tomando determinados criterios, se pueden identificar distintas clases de bienes. Algunos de ellos son los siguientes:

Los bienes y la escasez

Si se considera el nivel de escasez, los bienes que se identifican son los siguientes:

  • Libres: bienes como estos son los que se pueden utilizar de forma gratuita ya que se los encuentra de manera ilimitada y se puede hacer uso de ellos sin efectuar ningún esfuerzo o requerir el servicio de un tercero. Un ejemplo muy claro de esto es la luz del sol. Ninguna persona debe abonar por su utilización y se encuentra disponible sin que sea necesaria ninguna actividad para poder darle uso. Simplemente se encuentra allí.
  • Económicos: estos bienes, en cambio, se encuentran de manera limitada y se precisa de la labor de alguna persona al menos para su acceso o directamente para su uso. Esto hace que se trate de bienes por los que se debe pagar un determinado valor, previamente establecido, antes de usarlos. Justamente son estos bienes los que activan la economía ya que se los debe pagar con dinero o a cambio de otro bien o servicio.

Los bienes de acuerdo a su uso

A partir del uso que se le da a esos bienes, se pueden identificar dos clases diferentes:

  • De producción: también conocidos bajo bienes de “capital”, se trata de aquellos que se adquieren para poder llevar adelante la producción de otros bienes. Por ejemplo, se compra una máquina de coser para poder hacer una campera que luego se pondrá a la venta. De todas maneras, puede ocurrir que esa misma máquina de coser que se utiliza en una fábrica sea adquirida para que otro consumidor la adquiera para darle un uso personal, por lo que ya no se considera de producción, sino de consumo.
  • De consumo: como ya se adelantó previamente, estos bienes son los que una persona adquiere con el objeto de consumirlos y así satisfacer una determinada necesidad o deseo.
(Los bienes de consumo se adquieren para satisfacer una necesidad)

(Los bienes de consumo se adquieren para satisfacer una necesidad)

Dentro de los bienes de consumo se pueden identificar dos clases distintas:

  • Perecederos: los bienes que se conocen bajo este nombre son los que una vez que se consumen ya no se pueden volver a utilizar, sino que se deben tirar. Esto ocurre por ejemplo con los alimentos o con objetos descartables, como puede ser una jeringa o un pañuelo de papel.
  • Duraderos: en oposición a los anteriores, pueden utilizarse varias veces y durante un tiempo más o menos prolongado. Esto puede ocurrir por ejemplo con un mueble, un electrodoméstico o un auto, entre otros ejemplos. Son bienes de uso perdurable.

Los bienes según su modificación

Si se considera qué tan modificados pueden estar los bienes para su utilización, se pueden identificar dos clases distintas:

  • Finales: bienes como estos son los que ya se encuentran en condiciones de ser utilizados por el consumidor debido a que se encuentra terminado. Aquí se pueden mencionar los electrodomésticos, muebles o vehículos, entre otros ejemplos.
(Los bienes finales se encuentran listos para ser usados)

(Los bienes finales se encuentran listos para ser usados)

  • Intermedios: bienes como estos, en cambio, son los que se adquieren para que formen parte de un proceso de producción o bien, que precisan ser transformados por el fabricante para poder hacer un bien de consumo, que luego será puesto a la venta. Aquí se pueden incluir materias primas como puede ser la madera que se necesita un carpintero para hacer un mueble o por ejemplo la harina que un panadero necesita para poder preparar pan que luego será vendido.


El salario como parámetro

Además, se pueden distinguir los bienes en relación al salario de su consumidor:

  • Inferiores: estos bienes son los que el consumidor relega cuando percibe un incremento salarial, y los puede reemplazar por otro de mayor costo y calidad. Por ejemplo, una persona que siempre compra paleta para prepararse un sándwich, deja de comprarla y la reemplaza por jamón cuando le aumentan su sueldo.
  • Normales: en cambio, los bienes conocidos bajo este nombre son los que se empiezan a consumir cuando la persona recibe un incremento salarial. Por ejemplo, una persona comienza a comprarse revistas de moda gracias a que recibió un aumento, ya que con su salario anterior no las podía costear o prefería destinar el dinero en cosas más esenciales, como alimentos, transporte, ropa, impuestos, etcétera.

La relación entre los bienes

Cuando se tiene en cuenta la relación que existe entre los bienes, pueden ser identificados los siguientes tipos:

  • Complementarios: esta clase de bienes son las que siempre necesitan de otros para poder ser utilizados, por ejemplo, para utilizar un reloj siempre es necesario colocarle pilas o para usar una computadora, se necesita tener electricidad.
  • Sustitutivos: en cambio, estos bienes son los que pueden ser reemplazados por otros similares para satisfacer una determinada necesidad o deseo, ya que cumplen prácticamente la misma función. Por ejemplo, si una persona no tiene azúcar para preparar una torta, puede usar edulcorante, o en vez de vestir una gorra, puede ponerse un sombrero.
(El pollo puede sustituir la carne de vaca si esta se encarece)

(El pollo puede sustituir la carne de vaca si esta se encarece)

La accesibilidad como condicionante

Cuando se toma como criterio el nivel de accesibilidad que tienen los productos, se identifican dos variantes:

  • Privados: en este caso, el bien puede ser utilizado únicamente por su dueño, puesto que se trata de su propiedad. Si un tercero hace uso de la misma, si previo permiso, se está violando alguna ley que proteja a la propiedad privada. Por ejemplo un auto, un televisor o un par de zapatillas son bienes privados.
  • Públicos: en este caso, cualquier individuo puede hacer uso del bien, sin tener que solicitar permiso previamente. Esto puede ser por ejemplo las hamacas de un parque o plaza pública. En este caso, las personas no deben solicitar autorización ni abonar un monto de dinero para poder usarlas.
(Las hamacas son bienes públicos)

(Las hamacas son bienes públicos)

 

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.