Tipos de bacterias



¿Qué son las bacterias?

En biología, el concepto bacteria hace alusión a aquellos organismos microscópicos caracterizados por ser unicelulares. Según sus características, las bacterias pueden desarrollarse en agua, tierra, animales o vegetales. Entre otras cosas, tienen la capacidad de convertir las sustancias inorgánicas en orgánicas y viceversa. Además de esto, forman parte de todos los ciclos naturales y se trata uno de los organismos que más presentes se encuentran en el planeta Tierra.

Clasificación de las bacterias

Las bacterias se pueden clasificar de las siguientes maneras:

De acuerdo a su forma:

  • Cocos: las bacterias conocidas bajo este nombre se caracterizan por tener forma de esfera. Una peculiaridad de estos organismos es que pueden vivir de forma aislada o bien, entrelazarse y vivir en forma de cadenas o racimos. Los cocos son algunas de las bacterias que le ocasionan a los seres vivos infecciones o intoxicación. Cuando los cocos viven de manera aislada se los denomina micrococo mientras que diplococo es el nombre que se les otorga a las que viven en pareja. Los cocos que se disponen en forma de cadena suelen ser llamados estreptococo en cadena y los que adquieren forma de racimo, estafilococo.
  • Espirilos: estas bacterias, en cambio, son las que poseen forma de hélice o espirales, de allí su nombre. Estos microorganismos también resultan sumamente perjudiciales para la salud del hombre ya que, entre otras, causan la enfermedad sífilis o fiebre epidémica.
  • Bacilos: bacterias como estas adquieren forma de bastón y suelen ser las causantes de intoxicaciones o fiebre tifoidea. Incluso, algunas variantes más peligrosas originan ántrax, gangrena y tétanos. De acuerdo a cómo se encuentren dispuestos, los bacilos pueden ser llamados de distintas maneras. Por ejemplo, los cocobacilos son aquellas bacterias que carecen de una forma claramente definida. Los estreptobacilos, en cambio, se tratan de bacilos entrelazados entre sí, por lo que conforman una especie de cadena. Por último, los diplobacilos son aquellos bacilos que se encuentran unidos entre sí en sus extremos.

Según qué tan necesario es el oxígeno para su desarrollo, las bacterias se clasifican de la siguiente manera:

  • Microaerófilas: las bacterias como estas son las que pueden desarrollarse cuando se encuentran en presencia de tensiones bajas de oxígeno o donde hay tensión elevada de dióxido de carbono.
  • Anaerobias facultativas: bacterias como estas son las que tienen la facultad de desarrollarse tanto en presencia como en ausencia de oxígeno.
  • Anaerobias estrictas: estas bacterias, en cambio, sólo pueden desarrollarse en áreas donde no haya presencia de oxígeno. En vez del oxigeno recurren al hidrógeno o al dióxido de carbono, entre otros elementos.
  • Aerobias estrictas: estas bacterias, por último, son las que precisan del oxígeno para poder desarrollarse.


De acuerdo a la reacción que tengan ante la tinción de Gram se clasifican en:

  • Gram negativas: estas son las bacterias que no absorben el cristal color violeta, sino que preservan su color rojizo, al ponerse en contacto con la tinción de Gram.
  • Gram positivas: estas, en cambio, sí absorben los cristales color violeta de la tinción Gram.

Según las temperaturas en las que se desarrollan las bacterias, se identifican los siguientes tipos:

  • Psicrófilas: las bacterias como estas son las que tienen la capacidad de desarrollarse entre los -5° C y los 30° C.
  • Mesófilas: estas células, en cambio, son las que pueden desarrollarse siempre y cuando se encuentren en ambientes que posean temperaturas de entre los 10 y 45° C.
  • Termófilas: estas bacterias, por último, sólo pueden vivir en ambientes cuyas temperaturas sean de entre 25° C y 80° C.

De acuerdo a la manera en que se nutren, las bacterias se agrupan de la siguiente forma:

  • Heterótrofas: estas bacterias son las que logran nutrirse por medio de la absorción. Generalmente, se valen de carbono orgánico para poder alimentarse.
  • Autótrofas fotosintéticas: estas bacterias precisan de bióxido de carbono y de la luz del sol para poder llevar adelante la fabricación de sus propios alimentos.
  • Autótrofas quimiosintéticas: por último, estas bacterias son las que se valen del dióxido de carbono y de compuestos inorgánicos para poder efectuar la fabricación de sus propios alimentos.

 

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.