Tipos de arritmias



¿Qué son las arritmias?

La arritmia es un trastorno del ritmo cardíaco, es decir,  una anomalía de la frecuencia cardíaca. El corazón puede acelerarse, latir más lentamente o tener un ritmo irregular; esto ocurre cuando el sistema eléctrico del corazón funciona inadecuadamente. Sin embargo no todas las arritmias son peligrosas.

(Las arritmias pueden clasificarse según su localización)

(Las arritmias pueden clasificarse según su localización)

Las arritmias según su localización

Las arritmias pueden ser clasificadas dependiendo de dónde se localicen:

Arritmias extrasístoles:

  • Auriculares: adición involuntaria de latidos en personas sanas. Se conoce como latido ectópico. Su inicio es de forma espontanea y no suele ser peligroso. Puede aparecer por el consumo excesivo de alcohol, uso de fármacos, por ejercicio físico o estrés.
  • Ventriculares: un latido adicional en personas sanas, este altera el ritmo cardíaco, causado por los impulsos eléctricos de los ventrículos del corazón anterior al latido. Se expresa vulgarmente como un “vuelco del corazón”. Este tipo de arritmia no es peligroso y ocurre frecuentemente. No es preocupante si la persona no ha tenido ataques cardiacos, insuficiencia cardíaca o estenosis aórtica. Aparece por el consumo de alcohol o estrés.

Arritmias Supra ventriculares: Suelen diagnosticarse como taquicardia. Comienzan en el nódulo aurioculoventricular o en las aurículas.

  • Fibrilación auricular: Más común y de tipo grave. El impulso eléctrico que genera los latidos del corazón se inicia en otra parte de la aurícula o en las venas pulmonar y no en el nódulo sinusal (lugar donde debería comenzar), esto genera que las paredes de la aurícula vibren de forma muy rápida, de manera que las paredes se contraen de manera irregular y no bombean sangre a los ventrículos. Las personas que padecen esto pueden tener un ritmo cardíaco de más de 300 pulsaciones por minuto, lo que pone en riesgo su vida.
  • Flutter o aleteo auricular: La sintomatología es parecida a la fibrilación auricular, pero es menos frecuente.
  • Taquicardia supra ventricular paroxística: Tiene inicio y final en las aurículas, produciendo latidos con más frecuencia y rapidez, pudiendo alcanzar un ritmo cardíaco de 200 palpitaciones por minuto. Esta enfermedad es más incómoda que peligrosa, ya que puede durar varias horas y produce debilidad y molestias.
  • Síndrome de Wolff-Parkinson-White: Provoca taquicardia o un latido irregular y rápido. Es provocado cuando el impulso eléctrico es conducido por una vía no adecuada desde las aurículas hasta los ventrículos.
  • Taquicardia sinusal: Un ritmo cardíaco conducido y producido con normalidad pero con mayor frecuencia de lo habitual. Suele ser producido por estrés, ejercicio físico, anemia, ansiedad, etc.

Arritmias Ventriculares: Como su nombre lo indica, se inician en los ventrículos y es muy peligros, requiere atención médica inmediata:



  • Taquicardia ventricular: Se presenta en personas que han tenido una lesión cardíaca previa, por ejemplo un infarto. Se trata de un latido muy rápido y uniforme, aproximadamente 120 pulsaciones por minuto. No suele ser peligroso, a no ser que prevalezca por muchos minutos. En ese caso es necesario la atención médica.
  • Fibrilación ventricular: Ocurre cuando los impulsos eléctricos enviados actúan de forma desorganizada produciendo que el ventrículo vibre de manera muy rápida y no uniforme. El corazón al no bombear de manera eficaz puede llegar a provocar un paro cardíaco seguido de muerte. Esta asociada a enfermedades de las arterias coronarias y a infartos.

Bradiarritmas: Se produce cuando la frecuencia cardíaca es muy lenta, de manera que la persona puede experimentar desmayos repentinos, ya que las bajas pulsaciones provocan una mala irrigación del cerebro.

  • Bradicardia sinusal: El impulso cardíaco se genera con total normalidad, pero con una frecuencia de no más de 60 pulsaciones por minuto. Es muy frecuente en personas sanas y deportistas. No requiere tratamiento ya que no es peligroso.
  • Enfermedad del nodo sinusal y bloqueos sinoauriculares: Es producida por problemas en el inicio del impulso nervioso, en el nódulo sinusal; o en la transmisión de dicho impulso del nódulo a las aurículas. Aparece en las personas mayores. Puede ser necesario un marcapasos.
  • Bloqueos auriculoventriculares: El estímulo eléctrico es mal conducido desde las aurículas hacia los ventrículos. Se perciben tres tipo. De primer grado: se produce un retraso en la conducción del impulso pero no se origina ningún bloqueo. De segundo grado: algunos de los impulsos producidos se retrasan y otros se bloquean; y por último, de tercer grado: todos los impulsos se bloquean. En estos casos se requiere la colocación de un marcapasos.


Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.