Tipos de adjetivos



Como clase de palabra, los adjetivos se vinculan al sustantivo, para denotar una propiedad permanente o transitoria de aquel. Estas propiedades pueden ser el origen geográfico de un agente, su orden, su frecuencia o cualquier cualidad en particular. En términos sintácticos, por tanto, los adjetivos funcionan como complementos de los sustantivos o como predicativos. Pueden aparecer antes o después del sustantivo que modifican, aunque se estila ubicar los explicativos (buena pizza) antes del término, y los especificativos (auto moderno) luego de él. Desde el punto de vista, si bien a veces son de género invariable (por ejemplo, “interesante”. “útil”, “cruel”), los adjetivos típicamente flexionan y concuerdan en género y número con el sustantivo acerca del cual predican.

Existen tres grandes categorías de adjetivos, orientadas a explicar qué es lo que le aportan al sustantivo:

Adjetivos calificativos: Estos tipos de adjetivos asignan cualidades o propiedades al sustantivo. Ej.: “Comprará un automóvil deportivo”; “Su conducta es intachable”; “Admiro a esa bella dama”. Como se ve, pueden ir pospuestos o antepuestos al sustantivo. En general, en el primer caso se los considera descriptivos, mientras que en el segundo se los considera evaluativos o valorativos.

 

Adjetivos relacionales: También en este caso se pueden señalar dos situaciones: cuando vinculan al sustantivo con un ámbito particular señalándolo como miembro de esa clase y cuando aportan un argumento al sustantivo núcleo. Se los suele denominar, respectivamente, clasificadores (ejemplos: calle peatonal, asunto institucional, biblioteca pública) y argumentales (ejemplos; invasiones inglesas, visita presidencial). Van siempre pospuestos.

Adjetivos modales y deícticos o anafóricos: Tienen una función discriminativa y se ubican siempre antepuestos al sustantivo. Ej.; “Su sola presencia me altera”, “El actual Ministro de Educación fue cónsul”.

La mayor parte de los adjetivos calificativos son graduables, es decir, denotan una propiedad que se posee en mayor o menor grado, por lo que admiten adverbios de grado, estructuras comparativas y formas de superlativo. Sin embargo, existen tres clases de adjetivo que no son graduables:

Adjetivos categoriales: No remiten a un continuo, como los graduables, sino que denotan una propiedad que se posee o no (Ej.: viuda, embarazada, ciego, paralelo). Los adjetivos relacionales y los deícticos son, a la vez, categoriales.

Adjetivos elativos: No admiten grados porque ya desde lo morfológicos o lo léxico está marcado el grado. Entre los primeros se incluyen los adjetivos superlativos denotados por los sufijos “-ísimo” (ej.: malísimo) y “-érrimo (ej.: paupérrimo); entre los segundos se pueden citar “enorme”, “gigantesco”, “excelente”, “horrible”, “espantoso” y “gélido”.

Adjetivos comparativos: Su carácter de comparación respecto a lo gradual les impide ser modificados gradualmente. Se destacan: mejor, peor, mayor, menor.



Hay dos tipos de adjetivos que representan excepciones porque permiten modificaciones a sus características básicas. Tienen que ver con la idea de utilizar palabras que no son adjetivas como adjetivos.

Adjetivos sustantivados: Sustantivos que se utilizan como adjetivos. Por esta característica es que admiten la presencia de artículos y modificadores. Por ejemplo: trabajador, joven, nuevo, corrupto, anormal

Adjetivos adverbiales: Las palabras que derivan en adjetivos son los adverbios. Modifican al verbo y no al sustantivo. Ejemplos: “El hombre habló claro”, “Adrián jugó limpio

Una última clasificación entre los adjetivos puede hacerse de acuerdo a su comportamiento en la relación con otros adjetivos en el momento que se utilizan como sustantivos. Veamos la diferencia

Adjetivos intersectivos: Cuando se produce una unión de dos características, las cuales a pesar de funcionar una como sustantivo y otra como adjetivo, de todos modos funcionarán a igual nivel. El joven pianista son dos características independientes que pueden intersectar.

Adjetivos no intersectivos: La unión de los dos adjetivos dará con uno modificando al otro. Sucede, en general, con los adjetivos más bien vagos que en la práctica refieren a conceptos muy amplios. Decir el destacado pianista, la palabra destacado esta haciendo referencia a sus cualidades como pianista de forma dependiente.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.