Tipos de acné



¿Qué significa “acné”?

El acné es una afección cutánea característica de la adolescencia, y se produce por la obstrucción de los poros de los folículos pilosos, en donde se acumula grasa generada en las glándulas sebáceas. Esto sucede porque se acumula más secreción de la que la piel es capaz de eliminar por descamación.

(El acné es una afección cutánea)

(El acné es una afección cutánea)

Los sitios más habituales de aparición de acné son la cara y los hombros, aunque a veces se extiende hacia el pecho y los brazos. Existen diferentes factores que favorecen la aparición de acné; los hormonales y la presencia de ciertos microorganismos, como Propionibacterium acnes, Staphylococcus epidermidis y Pityriosporum ovale, se reconocen como los más importantes. 

Clases de acné

En orden creciente de gravedad, se describen tres tipos básicos de acné:

1) Acné superficial (también conocido como acné polimorfo juvenil, acné vulgar o acné comedoniano):

Es la forma más leve y más común de acné. Se caracteriza por la aparición de comedones, en donde la grasa se acumula obturando los poros de manera parcial (puntos negros y espinillas) o total (puntos blancos, ligeramente rojizos), pero sin que exista inflamación o pus. A menudo evoluciona sin dejar marcas en la piel.

2) Acné pápulo-pustuloso:

Se denomina así al acné que ya manifiesta pápulas y pústulas (los bien conocidos “granitos”), que albergan pus en su interior, dentro del folículo piloso. Por lo general aparece  tras la presencia de un acné comedoniano que no ha sido adecuadamente tratado. Los poros obstruidos se inflaman y hay enrojecimiento generalizado.

De acuerdo al número de pápulas y pústulas, se suele hacer la diferenciación de tres tipos:

  • Leve: pápulas y pústulas pequeñas y poco numerosas, generalmente menos de 10.
  • Moderado: mayor número de pápulas, pústulas y comedones (10 a 40). El tronco también puede estar afectado.

3) Acné nódulo-quístico (o acné inflamatorio o acné severo):



Es el más severo y se caracteriza por la presencia de inflamaciones por debajo de la superficie de la piel, profundamente localizadas en el interior del folículo piloso. Estas lesiones dan lugar a nódulos, que pueden llegar a ser muy dolorosos, y a veces a quistes. Este tipo de acné es especialmente vulnerable a las manipulaciones, ya que puede dejar marcas, por ello se recomienda tratarlo seriamente bajo la supervisión de un dermatólogo. Los quistes son similares a los nódulos, pero se diferencian de aquellos en que están llenos de pus.

Otra clasificación

Existen otros tipos de acné menos frecuentes y con características específicas. Estos son:

  • Acné conglobata: lesiones nodulares grandes, dolorosas, y lesiones pustulosas, junto con muchas pequeñas pápulas, pústulas y comedones, que dejan manchas y marcas.
  • Acné fulminans: aparición repentina del acné conglobata, acompañado de fiebre y dolor en las articulaciones.
  • Folliculitis Gram-negativa: condición asociada al tratamiento prolongado del acné con antibióticos.
  • Pyoderma Faciale (rosacea fulminans): es una rara condición que aparentemente solo afecta a las mujeres, de aparición súbita y presentación grave.


Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.